La Torre de Hércules se viste de azul en solidaridad con el autismo

El Ideal Gallego-2015-04-02-013-76b8dc0a
|

La Torre de Hércules se teñía ayer de azul en solidaridad con las personas afectadas por el Trastorno del Espectro del Autismo. De esta forma, el Ayuntamiento se sumaba a la convocatoria promovida por la ONU para llamar la atención sobre un mal que afecta a mucha gente y que va en sintonía a la celebración hoy del Día Mundial de Concienciación del Autismo. Bajo el lema de “Light it up blue (Ilumínalo de azul)”, el faro cambió de color en una noche donde otros puntos emblemáticos del planeta también lo hicieron.
Así es que una vez que el sol se ocultó, el monumento escogió esta tonalidad fría para guiar a los barcos igual que el Empire State sorprendía a los turistas vestido de azul o la Casa Rosada, de Buenos Aires, olvidaba su tez habitual durante un rato para solidarizarse con la causa. En España, la puerta de Alcalá o la Cibeles se unían a un movimiento, que se lleva celebrando desde hace años con el objetivo de aumentar la sensibilización social acerca del autismo. Explican los expertos que al no ser una enfermedad y no tener cura, es vital dedicar todos los esfuerzos y mecanismos posibles para mejorar la calidad de vida de los afectados y sus familias.
En este sentido, son ya muchas las veces que la de Hércules ha cambiado de tono. Del mismo azul se enfundaba el pasado mes de noviembre en homenaje a los que sufren diabetes y de la misma tonalidad del mar se volvía a calzar para celebrar los cinco años de ser distinguida como Patrimonio de la Humanidad.
También se pudo ver verde en honor a la fiesta de los irlandeses, San Patricio, o simplemente se apagaba como ocurrió la semana pasada para formar parte del movimiento La hora del Planeta, organizado por el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF) para ayudar a reducir los niveles de contaminación que registra la Tierra.

La Torre de Hércules se viste de azul en solidaridad con el autismo