“Dadas las circunstancias, conseguir dos concejales sería nuestro objetivo en estas elecciones locales”

Copia de El Ideal Gallego-2015-05-10-008-398d484e
|

Carlos Oliva concurre a las municipales como cabeza de lista de UPyD, un partido “necesario” dice, en el Ayuntamiento.

¿Cómo ha sido la configuración de la candidatura tras la escisión de miembros hacia Ciudadanos?
Pues lo cierto es que con mucho estrés, porque todo esto pasó a ocho días de la presentación de las candidaturas, y no fue fácil hacer una lista. Pero gracias a la afiliación y a todos los compañeros hemos logrado hacer una candidatura tanto aquí como en Ferrol. Así que todo se hizo a contrarreloj, sobre la marcha, y trabajando para intentar llegar a tiempo porque, si eliminábamos los festivos, nos quedaban cuatro días.

¿Por qué se produjo esta segregación a las puertas de las elecciones?
La verdad es que no lo sé, sinceramente. Yo lo viví un poco de lejos. Yo nunca creí en ese otro proyecto, en lo que ellos llaman la tercera vía, aunque ya estén integrados en otro partido. Eso no existe en ningún partido, ni siquiera se permite. Con lo cual, ellos sabían que yo no la compartía y a mí me llegaba la información muy sesgada y muy limitada. Al final se produjo la separación; unos optaron por marcharse y ellos sabrán por qué lo han hecho, pero desde luego es un brindis al sol porque una tercera vía no existe en ningún partido.

¿En qué momento se decide situarle a usted al frente de la candidatura?
Desde el primer momento. Cuando se convocaron las municipales yo estaba en el consejo territorial y ninguno de este grupo se presentó para ser cabeza de lista porque considerábamos que era una tarea de los consejos locales. Al marcharse algunos miembros a otro partido, hubo que asumir la responsabilidad.

Vamos, que usted no se postuló en ningún momento.
No. Se celebraron las primarias  y ninguno del consejo territorial se presentó. De hecho, el que ahora es cabeza de lista de Ciudadanos, era el nuestro.

Y llega para las elecciones más difíciles para UPyD.
En general son las más difíciles para todas las formaciones. Porque en las municipales se vota más a la persona que al partido. Eso tiene su contrapartida. En nuestro caso, se produjo la escisión y hubo que retomarlo de cero y presentar una cara nueva. Y aquí estamos, porque entendemos que somos necesarios en el Ayuntamiento. Hay muchísimas cosas que hay que cambiar y nuestro programa consta de 150 propuestas para ello.

Dice que se vota más al candidato, pero en el caso de Ciudadanos, es justo al revés. Folla-Cisneros no es un candidato conocido pero tiene buena aceptación. ¿Es por las siglas que lleva detrás?
Sí, es verdad que el boom de Ciudadanos da cierto respaldo porque no tiene lógica que siendo cabeza de lista con nosotros no tenga representación y que siendo de Ciudadanos, ahora de golpe y porrazo, dicen las encuestas que tendría cuatro concejales.

¿Qué fiabilidad de la da a las encuestas?
Hay que tomarlas con cautela porque cambian mucho. Yo creo que de aquí a las elecciones va a dar un vuelco, igual que ya lo han dado algunos partidos como Podemos, que va a seguir desinflando ese globo. Sobre las encuestas, sí es bueno conocerlas porque te dicen por dónde van las tendencias, pero nosotros creemos van a cambiar.
¿Qué expectativas tiene para el 24-M?
Dadas las circunstancias, -porque este tipo de confrontaciones el electorado siempre lo castiga-, creo que poder alcanzar dos concejales sería el objetivo. Si no se hubiera dado esta segregación, creo que esos cuatro concejales que ahora se le dan a Ciudadanos, podrían haber sido de UPyD.

¿Cómo sería un entendimiento entre Ciudadanos y UPyD llegado el momento?
Cordial. Yo les deseo toda la suerte del mundo porque lo más importante aquí es A Coruña y sus ciudadanos, no el tema personal. Tenemos diferencias políticas pero no personales. Yo mantengo una relación muy cordial con Folla-Cisneros y con el resto del equipo.

¿Y con el resto de partidos?
No tengo ningún problema para sentarme a hablar con ningún partido. Si no somos mayoritarios, que es cuando asumiríamos responsabilidades, pactaríamos con aquel partido que, primero, no lleve imputados en sus listas o estén en proceso, y segundo, que compartan nuestro programa. Esto es principal porque ir al Ayuntamiento a calentar silla, no tiene sentido.

¿Cuáles son las principales medidas de su programa?
Para mi hay dos: una es la exención del IBI para las familias que tengan todos los miembros en el paro; y la segunda es la rebaja del precio del bus urbano, porque no es de recibo que una familia de cuatro personas pague más de 10 euros en billetes de transporte municipal cuando por menos de ese dinero pueden ir en su coche, incluyendo lo que cuesta el párking. Hay que adoptar otro modelo. Además, es urgente una despolitización de los cargos, no colocar a los “amiguetes” en ciertos puestos que no son para personal de confianza.

Usted apuesta por revitalizar la Ciudad Vieja.
Sí, hay que potenciarla, porque se está limitando al turismo. Tenemos que facilitar la implantación de comercio y ocio para que no solo la visiten los turistas sino que la disfruten los coruñeses. La veo muy abandonada, solo vive la gente mayor y el comercio es muy pequeño.

¿Cómo ve el panorama político?
Yo creo que está muy bien que haya tantas candidaturas. Que todo el mundo pueda participar. Que la gente vote la candidatura que le sea más afín, pero que participe. El bipartidismo se está acabando y los partidos pequeños tendremos más cosas que decirles a los grandes y que no se haga todo como ellos creen.

¿Cómo valora el gobierno de Negreira?
En principio, creo que ha habido dejadez de funciones en cuanto al patrimonio de A Coruña. Hay demandas que, es verdad que algunas las han heredado, pero no es menos cierto que no han hecho nada por resolverlo, y las están arrastrando. Como el caso del edificio Fenosa, el Ofimático... que les va a costar a las arcas municipales un dinero del que no disponen.

Pero en el caso de Fenosa se siguen unos cauces legales.
Están pleiteando cuando ya hay sentencias. Están buscando resoluciones que son difíciles de encontrar. Hay que dar soluciones ya a la gente que vive ahí y que ha sacrificado su dinero y que no puede verse en una situación de inmovilidad. El Ayuntamiento lo único que hace es presentar recurso tras recurso y lleva cuatro años así.

Decía antes que cree que son importantes en el Ayuntamiento. ¿Qué aportaría UPyD?
Primero, transparencia, que no la hubo en los últimos años y que se dé información sobre lo que se recauda y lo que se invierte en cada apartado. Y segundo, un cambio de imagen de A Coruña. Se han hecho una serie de obras faraónicas que son bonitas, pero con las arcas exhaustas, igual no era el momento de hacerlas. Hay que saber que no se puede hipotecar el futuro de A Coruña por hacer grandes obras.

“Dadas las circunstancias, conseguir dos concejales sería nuestro objetivo en estas elecciones locales”