Procesados tres miembros de Resistencia Galega por tres explosivos en Vigo

El juez de la Audiencia Nacional Eloy Velasco. EFE/Archivo

Así lo ha ordenado el magistrado en un auto en el que imputa a Xurxo Rodríguez Oliveira, Diego Santín Montero y Héctor José Naya Gil los delitos de pertenencia a organización terrorista y colocación de explosivos y procesa también a Artur Rodríguez Olveira y Noa González Pérez por encubrimiento.

Para los dos primeros, el juez mantiene su situación de prisión, en la que ingresaron el pasado mes de septiembre, al constatar un "riesgo fundado de sustracción a la acción de la justicia", ante el "evidente" nivel de organización de la banda para facilitar su huida y por la peligrosidad criminal de las acciones y atentados contra personas que desarrollaban y pretendían ejecutar.

No obstante, a Naya le impone una fianza de 6.000 euros para poder eludir la cárcel, si bien le obliga a entregar su pasaporte y comparecer cada quince días en el juzgado.

Velasco relata en su resolución que en la madrugada del pasado 4 de agosto explotó en el recinto de antenas de radio, telefonía y televisión analógicas del Monte de Sampaio un artefacto que ocasionó daños por valor de 7.300 euros a la empresa "Red de banda ancha de Andalucía", que colocó Rodríguez.

El imputado, según el juez, puso otros dos artefactos -uno compuesto por dos botellas con 2,5 litros de líquido inflamable y 36 bombas de palenque y otro por un litro y medio de gasolina con un spray de butano y dos petardos- bajo una caseta de obra en la zona, explosivos que le ayudó a confeccionar Naya pero que no llegaron a estallar.

Mientras, Santín, que les prestó su coche y les proveyó de un bidón de gasolina, reivindicó la acción en un correo electrónico enviado a un periódico vigués a nombre de Resistencia Galega, en el que subrayaba que esta organización "proseguirá con las acciones armadas contra todas aquellas empresas, instituciones o personas que se beneficien de la expoliación y destrucción de nuestra tierra".

Respecto a los otros dos procesados, el juez señala que intentaron llevarse del domicilio de Rodríguez un portátil, cuatro pasamontañas y un cartucho de gas butano idéntico al de un artefacto que la Guardia Civil desactivó en febrero de 2011 en los Juzgados de Betanzos y de otro hallado por la Policía un año antes en un control con motivo de la presidencia española de la Unión Europea.

Según la resolución de Velasco, Resistencia Galega busca la independencia de esta comunidad a través de la "violencia revolucionaria".

Para ello, usa métodos violentos, y tiene entre sus objetivos entidades bancarias, multinacionales, empresas energéticas y turísticas, Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, obras públicas de impacto ambiental, medios de comunicación, inmobiliarias, partidos políticos o sindicatos.

Tiene su origen, prosigue el magistrado, en el grupo terrorista extinto "Exército Guerrilheiro do Povo Galego Ceive" y se ramifica en una estructura ilegal, que incluye tanto el nivel operativo como ideológico y es la responsable de los actos, y otra legal, con organizaciones que dinamizan la estrategia del aparato clandestino.

Velasco subraya que las acciones de Resistencia Galega "contra los enemigos de la tierra" se han incrementado en los últimos años, tanto "cualitativa como cuantitativamente" con numerosos actos de sabotaje, vandalismo y daños.

Les atribuye así acciones cometidas con artefactos explosivos e incendiarios en las últimas fechas contra objetivos políticos, sociales y económicos de Galicia de la numerosa documentación incautada durante los registros practicados en las detenciones.

Procesados tres miembros de Resistencia Galega por tres explosivos en Vigo

Te puede interesar