La hostelería abandona la oferta de barra libre en las fiestas de Fin de Año

La mayor parte de los locales de hostelería abrirán en Fin de Año como un día normal | javier alborés
|

Los hoteles tienes sus galas de Nochevieja y hay algunas discotecas o salas de fiestas, en ubicaciones puntuales, que están vendiendo paquetes para despedir el año con cotillón y algunas copas pagando una entrada, pero la mayoría de los hosteleros dan por desaparecidas las promociones de “barra libre”, los eventos compartidos entre varios y los festejos tal y como se conocían hace unos años. Si la crisis y la reducción del consumo –entre otras cuestiones– hizo que fuesen a menos, el sector ve muy complejo que las costumbres se retomen y, en cualquier caso, no será este año porque la idea es abrir al público como si fuese un día más.
“En general lo que son fiestas como las que había antiguamente se puede decir que están totalmente erradicadas”. El presidente de la Asociación de Hostelería de A Coruña, Héctor Cañete, lo tenía bastante claro, y lo ha acabado de confirmar tras la última reunión de trabajo de la junta directiva. 
Mientras que hace unos años la ciudad se llenaba de carteles anunciando grandes fastos de Fin de Año con barras libres, cotillones y demás, en la actualidad esa tendencia ha pasado “totalmente a la historia”. Ya no se hacen “barras libres”, salvo casos muy puntuales como pueden ser los de alguna discoteca o restaurante de un establecimiento hotelero, y como mucho se ofertan un número determinado de copas con un precio de entrada cerrado.
“Va a haber fiestas pero estamos hablando de dos o tres locales puntuales”, incide el representante del sector, que recuerda que el panorama ha cambiado mucho en los últimos años porque “antes todos los pubs hacían algo, había gente que alquilaba locales para hacer fiestas privadas y otra que vendía entradas para hacer macrofiestas, pero ahora solo se harán en discotecas”. 
No obstante, eso no implica que los empresarios hayan decidido renunciar a una noche en la que los ingresos pueden ser mejores que los de un fin de semana normal. Así, el planteamiento inicial es que “todo el mundo va a abrir con las copas a precios normales” y sin paquetes de adornos para los clientes, en los que antes sí se invertía bastante.

Éxito en las cenas 
La previa de Nochevieja, traducida en comidas y cenas de empresa o de familia y amigos, no está resultando mal. “El tema de las cenas va  similar al año pasado o, incluso, un poquito mejor” pero sin grandes satisfacciones para los negocios, reconoce Cañete. 
Respecto al volumen de gasto, “va por barrios”, porque hay sitios en los que piden menús ajustados y en otros más caros. Como reflexión positiva, creen que los coruñeses se están “animando” poco a poco y remonta el gasto.

La hostelería abandona la oferta de barra libre en las fiestas de Fin de Año