La concentración feminista del Obelisco pone en la picota a los medios de comunicación

La concentración reunió a cerca de 500 personas, según la Policía Local | patricia g. fraga
|

Cerca de quinientas personas se reunieron ayer a la sombra del Obelisco para protestar contra los últimas víctimas de violencia de género, especialmente el triple crimen de Valga, en la que un hombre mató a tiros a su mujer, su suegra y su cuñada. Pero el acto devino rápidamente en una crítica a los medios de comunicación.

Una de las portavoces esgrimió ejemplares de las tres cabeceras que se publican en la ciudad, a las que acusó de buscar el morbo y de no ajustarse estrictamente al discurso feminista, que insiste en que la violencia de género se debe únicamente al machismo y que se debe recalcar exclusivamente el patriarcado como causa última del homicidio. No hacerlo, señalaron, equivale a hacerse cómplice de facto de “todas e cada unha das mortes”.

El primer titular mostrado señalaba que fue la disputa por la casa familiar “el móvil del crimen machista”, la multitud lo acogió con abucheos. La siguiente frase que había suscitado las iras de la Plataforma Feminista Galega, de otra cabecera, se limitaba a señalar que los niños, presentes en el crimen, no habían sufrido “daño físico”. “Como se uns nenos que ven morrer a súa nai non sufriran dano!”, exclamó la portavoz. El tercer periódico solo alababa la labor social de las víctimas, pero también provocó criticas porque ese punto no debía destacarse, solo el hecho de que se trataba de mujeres.

Más recursos

También la clase política recibió fuertes críticas por la falta de medios en la lucha contra la violencia de género señalando que el presupuesto para ayudar a las víctimas de este problema en Valga apenas superaba los 1.700 euros. “Non queremos meras medidas simbólicas, o tempo de falar xa pasou”, declaró una de las mujeres que tomaron la palabra.

El acto se cerró con una serie de consignas, entre ellas, la más repetida: “El patriarcado e o capital, alianza criminal!”. l

La concentración feminista del Obelisco pone en la picota a los medios de comunicación