Los betanceiros despiden San Roque con los antiguos Caneiros de A Coruña

19 agosto 2013 Betanzos.- Los jóvenes convierten de nuevo la jira a Os Caneiros en un "macrobotellón"
|

En las romerías de San Roque y San Paio está la cuna de Os Caneiros. Porque Os Caneiros es la ubicación elegida por los betanceiros para compartir las viandas sobrantes de la fiesta del día anterior, las del 16 (San Roque) y las del 24 (San Paio). Un siglo después, en Os Caneiros se dan cita miles de personas y, a pesar de su “escasa” presencia en el programa, ayer también hubo gaitas, misa solemne, rosquillas y velas en Tiobre.
En solo unas horas, los betanceiros volverán a entregarse al hechizo del Mandeo y al delirio de Os Caneiros. Las jiras brigantinas, milenarias en asistencia y centenarias en tradición, se han convertido, con el globo, en el principal reclamo de las Fiestas de San Roque. Pero los orígenes de Os Caneiros son bastante menos ostentosos y, en el caso de la segunda, la que se celebra el 25, pasan por una pequeña ermita, casi desaparecida, en Tiobre. La imagen, trasladada al templo parroquial, continúa venerándose, pero, frente a la multitud de Os Caneiros, la estampa del San Paio es la de un grupo cada vez menos numeroso, arropado por la música de Azougue.
En solo unas horas vivirán también los antiguos Caneiros de A Coruña, denominación que recibieron porque eran centenares los coruñeses que, cada 25 de agosto, viajaban hasta Betanzos para participar en la fiesta, incluso a bordo de alguno de los trenes especiales fletados por María Pita, según recogen las crónicas periodísticas de los años 30. Pardo Bazán y, décadas más tarde, el Alcalde Molina, figuran entre los incondicionales de Os Caneiros. 
En cualquier caso, si los del 18 han cambiado para convertirse en un “cuasi botellón”, los del 25 han pasado de ser de A Coruña a de Betanzos. Porque, efectivamente, la previsión es de menos gente, más betanceiros y el mismo dispositivo de seguridad, formado por más de un centenar de personas, con bases en el campo  y en los muelles, y en labor de vigilancia contínua en el Mandeo. 
El Gobierno de Betanzos reiteró los distintos mensajes de concienciación para conservar la tradición pero, sobre todo, de respeto a los demás, y agradeció la colaboración del día 18.

Los betanceiros despiden San Roque con los antiguos Caneiros de A Coruña