Reportaje | Las ONG dejan de dar compasión para trabajar con pasión para llegar a la sociedad

el ideal gallego-9999-99-99-999-92960788
|

Hace meses, se puso al frente de un proyecto en la Fundación Barrié dentro de Más Social, en el que participaron 43 entidades para comunicar de una forma más profesional lo que hacen todos los días. La semana pasada lo compartieron en un taller de intercambio de buenas prácticas de comunicación.

Para lograr el reto, Pilarte abrió en mayo una caja y de ella salieron herramientas para gestionar mejor el tipo de misivas a transmitir a la sociedad. Se encontró con ONG con departamentos específicos dedicados al vídeo y otras que, en cambio, solo tenían un teléfono móvil: “No solo trabajamos la técnica, sino el proceso” y aunque en los primeros encuentros se escucharon frases como la de “Yo no soy creativo”, acabaron todos metidos dentro de una caja luchando contra “dragones”, que son las trabas que impiden a uno avanzar. 

El experto cuenta que hubo un antes y hay un después en forma de ideas que se alejan de la “compasión” en la que se basan la mayoría de las entidades sociales. Dar pena ya no llega o llega según qué casos, dice Mario Pilarte. La comunicación real es otra cosa. Es tachar la palabra “compasión”, explica, y escribir “con pasión”, que es la manera de mostrar los esfuerzos, normalizando e integrando a su gente dentro de la sociedad. 

Propuestas
Fue así como Amencer Aspace escogió las ruedas de las sillas con las que se desplazan sus socios para crear y llegar de otro modo, sin drama y con humor y mucho color: “Hay uno muy bueno de Afaco donde está una enferma de alzheimer hablando con un cuidador. Están recordando fechas como el día de los enamorados y de repente es ella la que informa al joven de cuándo es el Día del Alzheimer”. 

Pilarte dio una serie de pautas y los alumnos respondieron. Ecos do Sur pensó en un vídeo donde aborda lo ridículo que son los prejuicios. Desde Fegerec se inspiraron en la pizza de piña y con una mujer con la cara deformada como imagen lanzaron la misiva. “Todos somos raros”. Y si los de Érguete hicieron ver que no hay quien se libre de necesitar. Utaca usó la ironía para dar un tutorial de cómo convertirse en idiota, que pasa por cinco cubatas los sábados y dos cervezas diarias. Así se queman neuronas, tan válidas ellas para dar a luz a criaturas como las de estas 43 entidades. l

Reportaje | Las ONG dejan de dar compasión para trabajar con pasión para llegar a la sociedad