La parada de la plaza de Ourense se muda al número uno de Linares Rivas

el ideal gallego-2018-11-15-007-13bda62e
|

Los viajeros que normalmente suben al bus en la plaza de Ourense, uno de los principales nudos de comunicaciones de la ciudad, se encontraron con que esta se había trasladado al número uno de Linares Rivas. La Concejalía de Movilidad Sostenible había anunciado esta modificación temporal (que afecta a las líneas 1, 1A, 2, 2A, 17, 21, 23 y 23A) por la construcción del carril metropolitano. Sin embargo, no todos los usuarios estaban al tanto, y fue necesario que personal de la Compañía de Tranvías  ofreciera información sobre las obras, que durarán tres semanas. 
Los trabajos para construir el carril bici obligan a ocupar la acera, de ahí que la parada haya tenido que desplazarse unos metros, porque el carril pasará justo entre el kiosko y la parada, que se adelantará para que el transporte público no tenga que hacer ninguna maniobra, lo que supone que los demás conductores tendrán que desviarse para evitarlo o esperar a que suban todos los pasajeros. 

Según el Ayuntamiento, hasta el cinco de diciembre, que es la fecha prevista para la finalización de los trabajos, se dejarán en todo momento libres tres carriles de circulación y un paso peatonal de dos metros de ancho, de manera que no se prevé que afecte a la circulación, que puede llegar a ser muy densa en hora punta. 

El nuevo tramo conectará la pare ejecutada en el parque de San Diego, y llegará hasta A Pasaxe, pero primero se ampliará la acera en el espacio reservado para el aparcamiento en el cruce de la avenida del Ejército con la ronda de Outeiro.  El paso segregado se construyera en el lateral el muro y contará con dos sentidos de circulación y con pavimento diferenciado para aumentar la seguridad del peatón.

Con seguridad 
Según el concejal del área, Daniel Díaz Grandío, “con este trazado búscase que os peóns e os ciclistas só se crucen nun punto”. Como la presencia peatonal es mínima, según Grandío, se incrementa la seguridad.  Cuando esté terminado, se podrá pedalear a salvo del tráfico (o, como prefiere decir el Gobierno local, “articulará unha conexión de mobilidade sostible”) desde la avenida de La Marina, de manera que la ciudad quedará conectada entre A Pasaxe y la cala de Bens por  vías ciclistas.

En realidad, aunque no exento de polémicas, el carril bici metropolitano es un viejo proyecto, acariciado por varias administraciones locales anteriores, pero que ha sido el Gobierno de la marea Atlántica el que ha decidido ejecutar, gracias al apoyo económico de la Diputación que aporta un millón de euros para construir el recorrido con una extensión de 5,3 kilómetros.

La parada de la plaza de Ourense se muda al número uno de Linares Rivas