Trump defiende su “derecho” a compartir información con Rusia

Erdogan y Trump conversan durante su reunión en la Casa Blanca | Kevin Lamarque (reuters)
|

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, se puso ayer de nuevo a la defensiva ante otra polémica por sus contactos con Moscú al remarcar que compartió información sobre terrorismo con funcionarios rusos porque estaba en su derecho a hacerlo, frente a revelaciones de que divulgó material clasificado.

Con la controversia por el despido del director del FBI, James Comey, que investigaba la supuesta injerencia rusa en las elecciones de noviembre en EEUU, todavía muy viva, el lunes estalló otra crisis en la Casa Blanca tras una información del diario “The Washington Post”, que asegura que Trump compartió información del más alto secreto con altos funcionarios del Kremlin.

Trump recibió la semana pasada en el Despacho Oval al ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, y ayer admitió, en la red social Twitter, que compartió con él información sobre el Estado Islámico, al enfatizar que tiene el “derecho absoluto” de hacerlo.


“Como presidente, quería compartir con Rusia (en una reunión programada oficialmente en la Casa Blanca), lo que tengo el derecho absoluto de hacer, hechos relacionados con el terrorismo y la seguridad de vuelo de las líneas aéreas”, tuiteó el mandatario.

Razones humanitarias
Además, alegó que lo hizo por “razones humanitarias”, porque quiere que “Rusia intensifique su lucha contra el Estado Islámico y el terrorismo”. El artículo de “The Washington Post”, corroborado después por otros medios de comunicación estadounidenses, revela que Trump proporcionó a Lavrov información relacionada con la posibilidad de que el grupo terrorista utilice ordenadores portátiles para cometer algún tipo de ataque en vuelos comerciales.

Esa información fue facilitada por un país aliado de EEUU y su contenido es tan secreto que ni siquiera otros de sus socios han recibido ese tipo de datos, según las fuentes anónimas citadas por el periódico. “The New York Times” aseguró ayer que la información secreta que Trump compartió con Rusia había sido aportada por Israel y que este país ya pidió a Washington que sea cuidadoso con los datos de inteligencia a que tiene acceso el presidente. En sus tuits, Donald Trump no se pronunció ayer sobre si la información que dio a Lavrov era secreta y tampoco la Casa Blanca negó que fuera clasificada.

Mientras, el principal asesor de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, el teniente general H.R. McMaster, aseguró que él estuvo presente en la reunión con Lavrov y que Trump no hizo nada “inapropiado” ni puso en riesgo la “seguridad nacional”.

Encuentro con Erdogan
Por otro lado, el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, advirtió ayer a Trump de que “nunca” aceptará su apoyo militar a las milicias kurdas en Siria y que eso “va en contra” de los acuerdos que rigen la relación bilateral.

En una declaración a la prensa después de reunirse con el presidente de EEUU en la Casa Blanca, Erdogan insistió en su oposición a la decisión de Estados Unidos de entregar armamento pesado a las milicias kurdosirias Unidades de Protección Popular (YPG) para la ofensiva contra Al Raqa, principal feudo del yihadista Estado Islámico.

Trump defiende su “derecho” a compartir información con Rusia