La Patrulla Verde incrementó las sanciones por grafitis un 24% durante el año pasado

Las pintadas son comunes en todos los barrios de la ciudad, como en la Segunda Fase de Elviña | patricia g. fraga
|

El año pasado, la sección de Medio Ambiente de la Policía Local, la Patrulla Verde, impuso 21 infracciones a personas a las que sorprendió pintando grafitis en los muros de la ciudad. Se trata de una cifra aún pequeña, a la que falta por sumar las del resto de la Policía Local, pero, aún así, supone un incremento del 24% con respecto al año anterior.
El Ayuntamiento recibe periódicamente quejas de los vecinos sobre el aspecto que presentan las calles: por todas partes aparecen pintadas, tanto en el centro como en la periferia, y la presión policial parece insuficiente para ponerle fin.

Por eso se están explorando otras opciones: el alcalde, Xulio Ferreiro, anunció recientemente que su Gobierno tiene inventariados una serie de muros públicos “para poñelos a disposición de artistas urbanos”. El regidor aclaró que con este proyecto, el Gobierno local pretende dos objetivos: que los grafiteros tengan un lugar controlado para “expresar a súa creatividade” como lo definió Ferreiro y, por otra parte, se embellecerán zonas cuyas paredes son de por sí “feas ou pintadas” lo que, en su opinión, supondrá una mejora.


Se trata de un proyecto transversal, en el que llevan colaborando desde hace tiempo las concejalías de Cultura y Medio ambiente.. En cuanto a cuándo se podrá llevar a cabo, Ferreiro se cuidó de no fijar una fecha concreta, pero aseguró que está muy avanzado. “O podemos lanzar xa nestes días”, comentó. De eso (el Dillo ti de Santa Margarita), hace ya más de dos meses.

La Patrulla Verde incrementó las sanciones por grafitis un 24% durante el año pasado