La campaña de Andalucía sube de tono en el inicio de la cuenta atrás electoral

La candidata socialista a la Junta de Andalucía, Susana Díaz | ricardo garcía (efe)
|

A poco más de una semana de las elecciones andaluzas, la campaña ha subido de tono con un endurecimiento de los discursos de los candidatos a la Presidencia de la Junta y de los líderes nacionales que han venido a arroparles este fin de semana.
Los candidatos van tomando posiciones a medida que se acerca la fecha del 2 de diciembre y, de mirar “de reojo” a sus adversarios, han pasado a intercambiarse reproches y duros calificativos.
Así, el candidato del PP, Juanma Moreno, acusó al de Ciudadanos, Juan Marín, de haber pasado de “perro de compañía” de Susana Díaz a “perro de presa”. El dirigente advirtió del “peligro” de votar a la formación naranja y reivindicó el trabajo del PP durante años frente al socialismo “más férreo, más duro y más incompetente”.
Marín le respondió a través de Twitter: “Señor Bonilla, para llamarme perro ya están los sanchistas y el supremacistas de Torra. No se equivoque de adversario, pida perdón y deje los insultos”. Juan Marín, que ayer jugó un partido de baloncesto a las órdenes de Javier Imbroda, candidato de Ciudadanos por Málaga, presumió de que la formación naranja es un equipo que sale preparado a ganar al victimismo de siempre del PSOE y al conformismo del PP”.

Feminismo
Susana Díaz, en la víspera del Día Internacional contra la Violencia de Género, centró sus mensajes en las mujeres y criticó que tanto el PP como Cs calificaron las manifestaciones del 8 de marzo de elitistas para luego “decir que estaban con la mujeres”.
Díaz admitió que ahora es “más feminista que cuando era joven” y pidió a las mujeres que mantengan vivo el espíritu de las manifestaciones del 8-M para frenar el “creciente” movimiento “machista y xenófobo” de la derecha.
Sin hacer una referencia directa a Vox, Díaz se mostró convencida de que “aumenta” el movimiento machista y xenófobo de los partidos de derecha.
La candidata de Adelante Andalucía, Teresa Rodríguez, cargó contra los banqueros y los grandes empresarios, de los que dijo que son “la única minoría peligrosa” y ha subrayado que Adelante se presenta como la “barrera de contención de la extrema derecha”. En un acto en Sevilla, el que el líder de Podemos, Pablo Iglesias, y el coordinador de IU, Alberto Garzón, debutaron en esta campaña, Rodríguez reiteró que no gobernarán con el PSOE de Díaz: “¡Ni mijita!”, precisó.
Iglesias, por su lado, hizo un llamamiento a “Casado, a Rivera y al primo de Rivera” para que hablen de Andalucía en sus mítines “y no de Cataluña”, y defendió que la comunidad no debe ser “periferia de Europa”. Por su parte, el presidente del PP, Pablo Casado, se centró en Granada en asuntos nacionales para elevar sus declaraciones sobre la inmigración, ya que recalcó que el espacio en España “no es ilimitado” y advirtió a los inmigrantes de que o respetan “las costumbres occidentales o se han equivocado de país”.

La campaña de Andalucía sube de tono en el inicio de la cuenta atrás electoral