Trump se enfrenta con los congresistas de su partido a causa de la Oficina de Ética

Trump conversa con los periodistas en su casa de Florida aec
|

El presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, criticó la decisión de los congresistas del Partido Republicano de reducir los poderes de la Oficina de Ética, un órgano teóricamente independiente que tiene entre sus cometidos vigilar el comportamiento de los legisladores.
El lunes, durante una sesión a puerta cerrada, los congresistas republicanos dieron “luz verde” a unos cambios que, en la práctica, implica dejar la Oficina de Ética en manos de aquellos a los que teóricamente debe vigilar.
La comisión instaurada en 2008 pasará a llamarse Oficina de Revisión de Quejas y, entre los cambios introducidos, no podrá recibir denuncias anónimas ni realizar declaraciones públicas sobre las investigaciones en curso contra congresistas.
Trump criticó en Twitter que la revisión de este órgano haya sido “la actuación y prioridad número uno” de un Congreso que tiene trabajo por hacer. “Centraos en la reforma fiscal, la atención sanitaria y en muchas otras cosas con bastante más importancia”, exhortó el magnate, que tomará posesión del cargo el 20 de enero.
Mientras, el equipo de transición de Trump solicitó información sobre la vigilancia fronteriza y pidió al Departamento de Seguridad Nacional que evalúe todos los recursos disponibles para llevar a cabo la construcción de un muro con México.
La petición, que incluye un amplio número de documentos y análisis, también contiene varias cuestiones acerca de la capacidad del Departamento para aumentar el número de detenciones de inmigrantes y sobre un programa de vigilancia aérea, el cual fue recortado por la Administración del presidente estadounidense, Barack Obama. El equipo se reunió el 5 de diciembre con varios altos cargos de la agencia.

Trump se enfrenta con los congresistas de su partido a causa de la Oficina de Ética