Feijóo, investido presidente, promete que “volverán los días buenos”

GRAF9479. SANTIAGO DE COMPOSTELA, 03/09/2020.- El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo (c), es felicitado por los miembros del grupo popular al ser proclamado presidente tras la votación en el pleno de investidura, hoy
|

La mayoría absoluta del PPdeG en el Parlamento de Galicia votó por cuarta legislatura consecutiva a Alberto Núñez Feijóo como presidente de la Xunta en una sesión de investidura en la que ha apelado al consenso con BNG y PSdeG para afrontar la crisis generada por la pandemia.

A pesar de este llamamiento a la unidad, al que la oposición se sumó ofreciendo su “mano tendida” para alcanzar acuerdos de país, el debate de investidura ha estado marcado por los reproches cruzados entre el presidente y los diferentes portavoces, que han supeditado estos consensos a su propio ideario y programa político.

De este modo, Núñez Feijóo, cuyo acto de toma de posesión está previsto para este sábado, ha dicho a los líderes del BNG, Ana Pontón y el PSdeG, Gonzalo Caballero, que desde el Gobierno gallego “no siempre se va a hacer lo que ustedes digan”, si bien “sí se va a escuchar lo que quieran trasladar” para alcanzar “los máximos acuerdos posibles”.

Además de respaldo, Núñez Feijóo demandó “ayuda” a sus adversarios políticos, porque “va a hacer falta y los gallegos la necesitan y la merecen”.

La sanidad, fuera del debate

“No me atrevo a pedirles su voto, el cual les agradecería, ni siquiera su abstención, que me parecería una decisión muy inteligente, lo que les voy a pedir es ayuda porque con lo que tenemos por delante vamos a necesitar la ayuda de todos”, insistió.

El máximo dirigente del PPdeG les ha propuesto iniciar una Legislatura de consenso desde un punto de acuerdo común respecto a la gestión sanitaria y ha demandado de ellos, en un momento tan complicado, apartar la sanidad y la gestión de la pandemia de la disputa política.

Finalmente, lanzó un mensaje a los gallegos: el compromiso de que “seguirá trabajando” para poder decirles que la pandemia “acabó”, que Galicia “saldrá adelante” y que “volverán los días buenos”.

Con la voz entrecortada, agradeció la confianza que le ha otorgado una cuarta mayoría absoluta consecutiva y ha celebrado el “honor” que supone para él “vivir y dedicarse” a Galicia.

Tras el debate en el Parlamento, ante cuyas puertas protestaron por la mañana operarios de Navantia y por la tarde trabajadores de auxiliares de Endesa en As Pontes, sobre las 19.00 horas, Feijóo fue elegido presidente por cuarta vez con el voto de los 42 diputados populares, entre los que está él mismo.

Por orden alfabético, y tras comenzar por sorteo por el parlamentario nacionalista Daniel Pérez López, uno a uno los diputados de la Cámara gallega se fueron pronunciando desde sus escaños llamados por la secretaria de la Mesa del Parlamento, Corina Porro. Dos diputadas que han sido madres recientemente, la diputada popular Sandra Vázquez y la nacionalista María González Albert delegaron el voto en sus respectivos portavoces de grupo.

Tras la investidura, los líderes de BNG, Ana Pontón, y PSdeG, Gonzalo Caballero, saludaron a Feijóo en el hemiciclo, para “con un choque de codos” felicitarlo por su investidura.

Sin embargo, el acto se vio ensombrecido por las restricciones del Covid-19 ya que, en esta ocasión no ha habido invitados en la tribuna siguiendo la sesión.

Comunicación al rey

Finalizada la votación, el jefe del Legislativo, Miguel Santalices, proclamó el resultado en el hemiciclo gallego.

El Parlamento informó de que la comunicación a Su Majestad el Rey Felipe VI y al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, se efectuó ayer por la tarde por correo electrónico.

Ya mañana Feijóo tomará posesión de su cargo en la Cámara autonómica, en un ambiente marcado por las restricciones de la pandemia. Si sigue el guión de las tres veces anteriores, optará por la fórmula de la promesa.

A diferencia de otras ocasiones, dada la situación sanitaria actual y la alta incidencia epidemiológica, no habrá acto civil en la Praza do Obradoiro de Santaigo, como era costumbre l

Feijóo, investido presidente, promete que “volverán los días buenos”