Inaugurada la primera residencia universitaria pública de la ciudad

el ideal gallego-2018-11-13-006-09414f11
|



Fuentes de la Diputación indican que la infraestructura fue posible gracias a un acuerdo suscrito por la Diputación y el Ayuntamiento en el año 2015 para la cesión de parte del edificio del Centro Calvo Sotelo para su utilización como residencia.

El Gobierno provincial sufragó además las obras de acondicionamiento del ala este del inmueble para su conversión en residencia universitaria con un aporte total de casi tres millones de euros.


El presidente de la Diputación, Valentín González Formoso; el rector, Julio Abalde; el alcalde, Xulio Ferreiro; la vicerrectora de Estudiantes, Margarita Amor, y la vicepresidenta, Goretti Sanmartín, visitaron ayer la nueva infraestructura, en la que ya están viviendo tres universitarios.

Al acto asistieron también los exrrectores José María Barja y Xosé Luís Armesto, así como la vicerrectora de Oferta Académica; la de Internacionalización, Pilar García de la Torre, y el gerente, Ramón del Valle.
Abalde mostró su satisfacción y la de toda la Universidad por la consecución de esta primera residencia y recordó que este proceso se inició con Barja, con un malogrado proyecto constructivo en el campus de Elviña. 

Más oportunidades 
González Formoso indicó que se trató de un “día histórico” porque se consiguió hacer realidad una infraestructura demandada desde hace años tanto por los rectores como por la ciudad.


“Esta residencia vai permitir que un rapaz de Mañón ou unha rapaza de Trazo vaian a ter máis oportunidades de estudar na Universidad”, dijo el presidente, al tiempo que destacaba que la colaboración institucional fructificó para conseguir la residencia.

Coincide el alcalde con este parecer ya que el entendimiento permite “que os estudantes dispoñan dun espazo e dun servizo público de calidade”.


“Este curso a cidade avanza porque contamos cun instrumento máis que persegue a cohesión social, un instrumento co que non contaba A Coruña e que pon a Universidade ao alcance de máis personas”, dijo Ferreiro.


La residencia está situada en la plaza Museo Nacional de Ciencia, cerca del campus de Riazor. Ubicada en el ala este del Calvo Sotelo ofrece unas instalaciones totalmente renovadas y actualizadas. Se trata de una instalación independiente, de uso exclusivo universitario.

Así, dispone de 46 plazas: dos en cuarto individual para el alumnado con dificultades de movilidad con una discapacidad igual o superior al 33%, y 44 en cuartos dobles (no mixtos) en esta primera fase, que llegarán a 120 plazas cuando finalicen los trabajos.


Además hay tres salas de estudio y ocio, una de ellas equipada con microondas, cafeteras, neveras y hervidores de agua. El precio de los cuartos oscila entre los 100 y los 195 euros.

Inaugurada la primera residencia universitaria pública de la ciudad