Alavés y Lugo buscan romper la mala racha por la que atraviesan

El Lugo viene de perder 1-2 ante el Alcorcón el progreso
|

El Alavés recibe al Lugo, en el campo vitoriano de Mendizorrotza, en un partido con la firme intención de ambos de poner fin a las negativas rachas que mantienen últimamente en la Liga Adelante, si bien el conjunto gallego aún se encuentra en la zona alta de la clasificación.
El último triunfo local se remonta al 12 de octubre ante el Mirandés (2-3). Desde entonces, los vitorianos han encadenado cuatro derrotas y otros tantos empates que le han colocado en la penúltima posición de la tabla, con 16 puntos.
La directiva albiazul ya ha consumido el comodín del relevo en el banquillo con la llegada del técnico Juan Carlos Mandiá en sustitución de Natxo González, pero su estreno se saldó con otra derrota hace siete días en Riazor, 2-1.
Para recibir a los gallegos el Alavés pierde a Emilio Sánchez, que sufre una rotura de fibras que le impedirá jugar hasta el año que viene. Además los vitorianos no pueden contar con los también lesionados Gorka Laborda y Juanma Delgado.
La ausencia de Emilio priva a los albiazules de su jugador con más talento y capacidad para organizar el juego en el centro del campo. Esta baja abre la puerta para que Lázaro o Toti puedan actuar junto a Jaume.
Después de haber sumado solo un punto de los últimos nueve posibles y haber ganado únicamente uno de los seis partidos más recientes, el Lugo intentará cortar su peor racha de la temporada ante el Deportivo Alavés en Mendizorroza.
A pesar de que no atraviesa un buen momento de resultados, el equipo gallego ha logrado mantenerse en los puestos que dan acceso a las eliminatorias de ascenso a la Liga BBVA, pero un nuevo traspié podría hacerle caer varias posiciones en la clasificación, en la que le separan diez puntos de su rival.
El técnico rojiblanco, Quique Setién, no se ha mostrado preocupado por la trayectoria del equipo en los últimos partidos porque considera que las sensaciones de juego son buenas.

Alavés y Lugo buscan romper la mala racha por la que atraviesan