Intercentros une más de mil manos solidarias

Los pequeños concursaron en las categorías de directo,
|

Acunaron esta edición como “Manos que unen” y lo cierto es que más de mil se juntaron ayer en la gala que le puso el broche final a un curso, donde Intercentros fue también charla y reflexión acerca de los que no tienen recursos. A ellos, le cantaron los concursantes de la categoría de canción, bailaron los que optaron por conseguir la mejor coreografía y directo porque, en realidad, la interpretación fue una escusa para aportar cientos de granitos de arena a la causa. Esta vez, el festival se organizó a favor del albergue de transeúntes de Padre Rubinos. 
Desde las cinco de la tarde, los estudiantes salieron al estrado a mostrar su talento en un toma y daca sin presentador. Por turno, como en la charcutería, despacharon su solidaridad al mismo tiempo que el público depositaba kilos de alimentos no perecederos en las instalaciones del multiusos. La idea era llegar a la tonelada para engordar así las estanterías de la institución benéfica. 
Enfundados en camisetas de la Fundación Amancio Ortega, Intercentros repartió libretas y el Deportivo sorteó balones en una tarde de 45 actuaciones donde se dieron cita 30 instituciones, de las que 26 mostraron su pequeño repertorio. Sobre la palestra, nervios, creatividad y muchas ganas de formar parte de una gran cadena que gana adeptos con los años. Y es que en esta entrega, se sumaron a la iniciativa los ayuntamientos de Oleiros, Arteixo, Betanzos, Ferrol y Cerceda. Desde 2002,  la Asociación Cultural Festival Intercentros ve como el pequeño gesto que nació en un patio de colegio, el de Dominicos, se ha convertido en una gran pirámide de solidaridad.

Intercentros une más de mil manos solidarias