El precio del pescado y el marisco cae en Fin de Año con respecto a la Navidad

|

Los coruñeses despedirán un año más degustando los mejores pescados y mariscos y brindando tras comer las doce uvas de rigor. Y lo harán a un precio más económico que en Nochebuena y Navidad, al menos en lo que respecta a los productos del mar. Los placeros incidieron ayer en la caída de los precios en relación a la semana pasada para intentar reanimar unas ventas.
La afluencia de consumidores ha caído con respecto a otros años pero los pescaderos de los mercados coruñeses confían en remontar hoy los balances con la venta de más pescados y mariscos gracias a que los precios se han ajustado a la baja en relación al fin de semana anterior. En la plaza de Lugo, por ejemplo, ya vivieron ayer un día un poco más animado que un viernes normal.  De hecho, el tráfico en los alrededores fue caótico buena parte de la mañana. Mucha gente se decidió a adelantar las compras para Nochevieja y Año Nuevo un día  para evitar las grandes colas y pudo encontrar el percebe de buen tamaño a una media de 88 euros el kilo, la nécora a 30 o la centolla a 26. 
En cuanto a los pescados, que tienen mucho más éxito en Fin de Año, la lubina salía en el céntrico mercado a 22 euros el kilo. El rape fue a 17 y el lenguado a 22, pero no hubo ni rastro del besugo. Esa especie antaño tan solicitada faltó también en el resto de instalaciones y en Elviña bastante clientela se decantó por la merluza. En todo caso había lubinas sobre 19 euros el kilo y bogavantes a 49 euros. La nécora y la centolla elevaron más sus precios que en la plaza de Lugo. 
El responsable del departamento de cancha de la Lonja, Ignacio Iglesias, puntualizaba ayer que la expectativa es que los precios no aumenten hoy en las subastas por lo que probablemente los costes para los compradores finales en las plazas serán los mismos. Incluso hubo barcos que ya se quedaron amarrados a puerto para dar descanso a las tripulaciones.
Ante este aviso no pocos vecinos se arriesgaron y dejaron encargos tanto en Elviña como en San Agustín, donde insistían en que había precios para todos los públicos. Tanto es así que el kilo de cigala, según tamaño, osciló entre los 60 y los 110 euros y el camarón se encontraba desde 25 euros a 120. En Elviña hablaban del santiaguiño blanco que, pese a su escasez, bajó hasta los 70 euros. 
Pese a seguir siendo un precio alto nada tiene que ver con las estratosféricas cantidades que se manejaron en Navidad. 
 
con y sin pepita
Pequeñita, española y gustosa. En el puesto de Fer y Merce, en la plaza de Elviña, sus clientes se van a la de Aledo (Alicante), que venden a 2,95 euros el kilo. Sin embargo, justo enfrente, en la frutería de Dori, la preferida es la que no tiene pepita. Explica la placera que los suyos van a lo cómodo y a cinco euros el kilo, se llevan unos racimos fáciles de engullir. Las que no tienen semillas vienen de Sudáfrica y Chile dispuestas a implantar un buen ritmo en la escalada a 2017.
Además, Dori ofrece raciones ya preparadas y envasadas en copas de cava para que el comensal pase de la fruta al espumoso en cuestión de segundos y brinde por el nuevo año. Fer y Merce comercializan una tercera variedad procedente de Italia: “Más grande”. De esta forma, a 3,50 euros el kilo, la que ve la luz en la Toscana se presenta como una opción para los que quieran desafirar al tiempo.

El precio del pescado y el marisco cae en Fin de Año con respecto a la Navidad