Cambre afirma que la nueva plaza de O Balado estará rematada en julio

Las obras afrontan su última fase, según el Ayuntamiento | patricia g. fraga

El Ayuntamiento de Cambre asegura que la nueva plaza de O Balado estará abierta al público en las próximas semanas, después de eliminar varios inmuebles ruinosos en el entorno.

El Gobierno cambrés derribó a lo largo de 2018 tres casas en estado de abandono para acabar con un “tapón urbanístico” y ampliar la calle. El proyecto tuvo que paralizarse temporalmente ese año ante los recursos presentados por uno de los propietarios afectados.


El alcalde en funciones, Óscar García Patiño, aseguró en su momento que el Ejecutivo municipal esperó a la decisión del Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG) sobre la catalogación de ruina de una de las casas afectadas. El TSXG dio la razón a Cambre, por lo que el proceso continuó y se completó la demolición de las viviendas.

Acceso a la carretera
La nueva plaza contará con mobiliario urbano y árboles, además de con un acceso a la carretera provincial AC-214. Este proyecto de urbanización del espacio y apertura de la calle es uno de los que se financiaron con el superávit municipal.


La empresa Canarga se encarga de realizar los trabajos con un presupuesto de 88.899 euros (IVA incluido). La plaza es escalonada, ya que existe un desnivel en el entorno, y anexa a ella se reubicará una parada de autobús.


García Patiño defiende que el objetivo de la actuación era “crear calidad urbana, tener más espacios públicos y mejorar la accesibilidad en la capital municipal”. “La apertura de este vial es una vieja demanda vecinal que se encontraba en un cajón y que sacamos para mejorar Cambre”, dijo.


El propio regidor fue objeto de amenazas por el derribo de estos inmuebles por parte de un allegado de los dueños. Asegura que recibió un mensaje en una red social que rezaba: “Ojalá que algún día te tiren tu vivienda con tu familia dentro y sufran como cerdos”, decía el texto, aunque García Patiño insistió en que el proyecto continuaría su curso “por el bien común de Cambre”. La familia propietaria recurrió judicialmente que no se valorara la vivienda en la compensación por la expropiación, porque estaba declarada en ruinas.


Según la documentación aportada por el alcalde, la vivienda en cuestión se adquirió en 2012 “libre de cargas, gravámenes, arrendatarios y ocupantes”, dos años después de la declaración de ruina por parte del entonces aparejador municipal.

Cambre afirma que la nueva plaza de O Balado estará rematada en julio

Te puede interesar