Curtis-Las visitas culturales llevan a un centenar de vecinos hasta Cabana de Bergantiños

|

El Ideal Gallego-2011-07-05-018-f6733f1d

  redacción > curtis

  Más de un centenar de vecinos tomaron parte de una excursión organizada por el Ayuntamiento de Curtis en el programa de visitas culturales que, en esta ocasión, les llevó hasta la localidad de Cabana de Bergantiños.
Los participantes compartieron una jornada lúdica en la que pudieron visitar Monte Branco así como la playa de Balarés. El itinerario se completó con la desembocadura del río Anllóns, que forma la ría de Come-Laxe.


Un espacio natural que compone un lugar privilegiado para la observación de aves migratorias que utilizan este rincón de la Costa da Morte como lugar de descanso, tal y como se les explicó a los excursionistas en su visita.
A mayores, el centenar de curtienses que acudieron a esta iniciativa municipal también pudieron disfrutar del Dolmen de Dombate, que cuenta con más de cinco mil años de antigüedad y que recientemente se ha reabierto para los visitantes. En el aspecto más cultural, los vecinos de Curtis se acercaron a mayores hasta el museo comarcal de Buño, en donde pudieron asistir a una demostración en vivo de cómo se elaboran los diferentes utensilios de barro y cerámica tan característicos de esta zona.
Para completar la jornada de confraternización, todos ellos compartieron mesa y mantel en un restaurante de la localidad en la que tomó parte el alcalde, Javier Caínzos.
Con este tipo de iniciativas, el Ayuntamiento de Curtis quiere ofrecer a sus vecinos diferentes actividades que fomenten, además de la cultura, las relaciones entre municipios.
De este modo, recientemente, el gobierno local llevó a cabo una iniciativa similar en la que tomaron parte una treintena de familias del municipio que habían tomado parte en la Escola de Nais e Pais. En este caso, padres y niños pudieron conocer el   parque de la Naturaleza de Carmelle en Cerro de Rey, en donde se les explicó los pormenores de la flora y fauna del entorno.

 

Curtis-Las visitas culturales llevan a un centenar de vecinos hasta Cabana de Bergantiños