Celaá admite que ahora no se haría un cierre de colegios como en marzo

La ministra de Educación y Formación Profesional, Isabel Celaá, comparece ante el Congreso | efe
|

La Ministra de Educación, Isabel Celaá, admitió que con las evidencias científicas que se conocen en la actualidad “hoy no se haría un cierre definitivo de colegios” como el que se hizo en el mes de marzo debido a la crisis sanitaria y aseguró que los centros educativos se convirtieron en lugares más seguros que otros espacios alternativos a los que puedan ir jóvenes o niños.

“Lo primero que debe hacer un país que es solidario con su presente y su futuro es mantener la escuela abierta”, dijo, al tiempo que recalcó que “España está preparada para abrir los centros”

“Ésta es una reflexión que he hecho mucho con colegas europeos y todos hemos estado compartiendo las mismas preocupaciones para el comienzo del curso; hoy sabemos más de la infancia y el Covid-19 que en marzo y la evidencia científica dice que los niños no son los ‘superdiseminadores’ del virus como se pensaba entonces”, indicó la ministra en una entrevista en Onda Cero.

En este sentido, se mostró convencida de que “a través de las llamadas burbujas se puede garantizar una buena salud del grupo incluso cuando los pequeños no guarden las distancias” y aseguró que “en España hay el firme propósito de abrir las escuelas; hay consenso internacional”.

La titular de Educación explicó que el criterio para cerrar colegios será el de la situación epidemiológica del centro, no la que exista a nivel general. “Lo primero que debe abrirse es la escuela y lo último en cerrarse y solo sería justo cerrar un centro si hay un contagio descontrolado”, afirmó.

No obstante, admitió que “si se controlan los brotes de estos días se abrirían los centros escolares con muchas más garantías y cuando se dice de cerrar el ocio para abrir las escuelas tiene sentido”. Celaá apeló además a la responsabilidad de los padres y madres para que los niños no vayan al colegio con síntomas.

La ministra reconoció que aún no visitó ningún colegio para comprobar la implantación de los protocolos pero aseguró que lo hará a partir de septiembre. 

Sobre si puede vigilar el Gobierno que se cumplan las medidas y protocolos aprobados en junio para la vuelta al cole, la ministra aclaró que la inspección técnica corresponde a las comunidades, pero el Estado tiene capacidades para vigilar el cumplimiento de la ley, que es la alta inspección.

Respecto a la huelga de estudiantes convocada partir del 16 de septiembre, la ministra negó que le conste ninguna relación de su socio de Gobierno Unidas Podemos y la organización de estudiantes en este asunto. 

Y sobre los paros convocados por los docentes en la Comunidad de Madrid a partir del día 22 de septiembre, aseguró que “las huegas nunca ayudan a que los servicios funcionen” e instó a buscar un acuerdo. 

Bajada de ratios
Asimismo, Celáa aseguró ayer que las ratio en los colegios, es decir, el número de alumnos por clase, bajará “por la vía de los hechos” ante el aumento de docentes anunciado por las comunidades con el Fondo Covid de 2.000 millones de euros. 

Así lo dijo en una comparecencia en la Cámara baja, a petición propia y del PP y Cs, donde recibió desde los citados partidos de la oposición y de UPN críticas a su gestión en cuanto a que demostró “falta de liderazgo”, “se ha lavado las manos”, “ha estado ausente” o que dejó en manos de las comunidades todo el trabajo. 

Celaá negó todo ello, afirmando que ”es inaceptable que se diga que no se ha hecho nada” y asegurando que hubo más de 20 reuniones con las comunidades sobre la vuelta al cole. 

En cuanto a las ratio, Celaá recordó que en su día el Gobierno derogó los decretos del PP fijados por José Ignacio Wert que facilitaban subir el número de alumnos por aula o la posibilidad de no sustituir a un docente hasta los 10 días de estar de baja. 

Ahora, el incremento de contratación de recursos humanos puede traducirse en algo más de 41.000 nuevos profesores, un aumento del 5 %, subrayó Celáa, cuyo departamento recomienda que las clases burbuja tengan un máximo de 15  o  20 alumnos. 

Respecto a qué medidas se tomarán con los padres que no puedan ir al trabajo por quedarse en casa cuidando hijos contagiados, Celaá comentó que es “una tarea compleja” que afecta a los departamentos de Educación, Trabajo, Sanidad e Inclusión.

Celaá admite que ahora no se haría un cierre de colegios como en marzo