Los vecinos de Casanova de Eirís denuncian altercados entre okupas

|

Los vecinos de O Castrillón volvieron a denunciar esta semana peleas y ruidos relacionados en la avenida de Casanova de Eirís, molestias que relacionan con las casas ruinosas y ocupadas de forma irregular que existen en la zona. Aunque el fenómeno en sí no es nuevo (de hecho, la asociación de vecinos asegura que ya hace años que lo padecen) los testigos presenciales aseguran que estos elementos. Las continuas peleas, gritos y amenazas que protagonizan generan inseguridad en los vecinos, sobre todo cuando tienen lugar a altas horas de la madrugada.

“¡Unos gritos...! Uno salía corriendo, que yo creí le habían dado de navajazos”, comentó un testigo ocular. De hecho, llamó a la Policía Local, aunque asegura que le redirigieron a la Policía Nacional que, a su vez, aseguró que aquel incidente era competencia del 092. Finalmente, la disputa se solucionó por sí sola, sin que las autoridades llegaran a hacer acto de presencia.

Las casas ruinosas se encuentran al principio de la avenida de Casanova de Eirís, frente al número 1. Este solar es urbanizable, pero lleva abandonado años, y allí se introducen aprovechando el abandono desde las casas ruinosas que llevan años abandonadas. Los vecinos aseguran que se dedican al tráfico de drogas a pequeña escala, lo que explicaría los incidentes entre ellos. Por otro lado, hay que señalar que no todos los okupas que existen en la zona resultan conflictivos. Este mismo año, poco antes de que estallara la pandemia, una pareja de okupas se instaló en una casa abandonada de Casanova de Eirís, en el cruce con Castrillón Agramonte y empezaron a cultivar una parcela.

No conflictivos

El vecindario señala que estos okupas, que no son conflictivos, tienen que soportar el acoso de los que sí lo son. “El otro día, de madrugada, salió un ‘vegetal’ de estos a los de enfrente a insultarlos. Les acusaba de haberles robado la parcela donde se encuentran. Siempre están montando algún número y la gente está hasta las narices porque no les importa que sea a las dos a las tres, o a las cuatro de la madrugada”, protesta un vecino.

Desde la asociación del barrio, Ramiro Otero sentencia: “Temos pedido moitas veces que se tapien esas casas, porque eses problemas son continuos, día tras día, e esas casas se teñen que tapar dunha vez”. La asociación ha elevado esta petición varias veces al Ayuntamiento, pero se trata de un problema complicado porque es una propiedad privada, De momento, la Concejalía de Urbanismo está tramitando un expediente de Ruinas para tratar de acabar con el problema.

Los vecinos de Casanova de Eirís denuncian altercados entre okupas