Ana Mato considera que lo injusto no es reformar la Sanidad, sino dejarla como lo hizo el PSOE

|

   La ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Ana Mato, negó ayer que la reforma sanitaria del Gobierno sea insolidaria, al aseverar que “lo absolutamente injusto” es que el anterior Ejecutivo del PSOE “haya llevado a la Sanidad española a esta situación insostenible financieramente”.
Mato respondió así en el Senado al parlamentario de la Entesa Catalana de Progrés Joan Saura, de ICV, quien preguntó a la ministra “si el Gobierno cree que es justo hacer recaer el ajuste sanitario en pensionistas y asalariados”. Saura acusó al Ejecutivo popular de haber creado “un impuesto a la enfermedad” y le espetó a Mato que “más justo” que el copago sería establecer “un impuesto a las grandes fortunas o disminuir la aportación a la Iglesia Católica”. Ante estas acusaciones, la titular de Sanidad defendió que el copago de los medicamentos en función de la renta, “preserva y da prioridad a los más desfavorecidos y a los que menos tienen”. Así, señaló que los pensionistas no pagarán más de ocho euros al mes por los fármacos y que estarán exentos los parados de larga duración sin prestaciones por desempleo y quienes cobren pensiones no contributivas, entre otros colectivos desfavorecidos. Ante la crisis, prosiguió, “lo que hace un Gobierno responsable es lo que hemos hecho nosotros, dialogar con todas las comunidades y estudiar todas las propuestas para preservar la Sanidad gratuita y universal”.

Ana Mato considera que lo injusto no es reformar la Sanidad, sino dejarla como lo hizo el PSOE