La marcha de los últimos residentes dará paso a una zona verde

|

Como ocurre cuando finaliza una etapa, se abre otra, que la Concejalía de Medio Ambiente trata de pintar de un color verde. Según el responsable del área, Enrique Salvador, el lugar que es poco más que una escombrera difusa pronto se convertirá en una zona renovada. En María Pita aseguran que existe un plan de regeneración, dividido en tres fases, que culminará con la siembra de diferentes especies en la superficie que ocupaba el poblado. La primera arrancará con la eliminación de residuos. Según Salvador, en la zona

hay basura que es preciso retirar lo antes posible, como las placas de uralita. La idea es seleccionar en origen los diferentes tipos de residuos. A ello seguirá una segunda fase, pensada para quitar el escombro que se genere de la demolición de las últimas chabolas y que llevarán a cabo empresas especializadas. Finalmente se procederá a la siembra de especies vegetales de la zona.

 

La marcha de los últimos residentes dará paso a una zona verde