Jorge Sanz y Elena Furiase cometen en el Rosalía el “Crimen perfecto”

|

El Ideal Gallego-2011-05-18-015-ff8ea945

r.l. > a coruña
  El teatro Rosalía se presenta este fin de semana delante de unos puntos suspensivos y programa para el viernes y el sábado la obra “Crimen Perfecto”, del dramaturgo inglés Frederick Knott, que fue estrenada en la BBC en 1953 y posteriormente se paseó por los escenarios londinenses y neoyorquinos, donde contó con el aplauso del público. Los teatros de estos dos países fueron una especie de trampolín para una pieza que alcanzó una gran proyección internacional y se convirtió en referente del género, una vez que la tocó Alfred Hitchcock y la puso en escena Grace Kelly.
La versión teatral que presenta Txalo Produciones recoge parte de la narrativa y el universo del cineasta para situar encima del escenario a los actores Elena Furiase, Jorge Sanz, Pablo Punyol, Antonio Albella y José Sánchez.
La historia parte de la intención de Tony Wendice de asesinar a su mujer Margot para conseguir su dinero. Así es como el protagonista chantajea a un viejo conocido con el fin de que entre en la casa en su ausencia y estrangule a su esposa en el momento en el que en la casa suene el teléfono.
Sin embargo, el plan falla y adquiere la propiedad conmutativa pero con otro resultado. Las dos funciones comenzarán a las ocho y media de la tarde y se engloban dentro del ciclo “Teatro Principal”.
La representación pretende ser un tributo a la película y al cine de los 30, 40 y 50, en palabras del director, Víctor Conde, que ha explorado en distintas realidades para consumar el crimen con un lenguaje particular que se aproxima a Hitchcock pero que encaja como un puzzle en el teatro al permitir que sucedan cosas imaginarias que el cine no permite. Este homenaje al rey del suspense ha llegado hasta el punto en que el director planeó sobre el guión algunas escenas como cuando el director británico salía para hablar de sus propias películas. Por su parte, los propios actores desconocen en qué momento aparecerá en el estrado, lo que hará más grandes todavía los puntos suspensivos de la obra maestra.

Jorge Sanz y Elena Furiase cometen en el Rosalía el “Crimen perfecto”