Feáns reclama que las trampas para las velutinas se coloquen a finales de enero

01 octubre 2016 página 8 A Coruña.- Las abejas de Feáns le hacen frente a las avispas asiáticas En la foto el presidente vecinal, José Ramón Cernadas enseña sus pequeñas comunas de valientes
|

Feáns recogió en las trampas que instaló Medio Ambiente cerca de 50 reinas velutinas, lo que favoreció el trabajo de las abejas. Sin embargo, el presidente de la asociación vecinal del barrio, José Ramón Cernadas, cree que la colocación de estos artefactos debe anticiparse en el calendario a finales de enero, que es cuando salen de invernar y pican a los camelias, que tienen las flores más madrugadoras del año. En este sentido, aboga porque haya un consenso entre todos los ayuntamientos, el coruñés y también los de la comarca, para sincronizar las acciones en contra de esta especie asiática, que fueron borrando del mapa en un porcentaje grande, pero todavía insuficiente.
Al retirar las trampas, un biólogo y los productores de miel de la zona contabilizaron medio centenar junto con alguna mariposa e insectos, algo que también hay que controlar con el objetivo de que estos cebos no destruyan el ecosistema del distrito: “Que no acaben con la vida de otros ani malitos”. En este sentido, el portavoz destaca el trabajo que están haciendo desde el departamento de María García y sostiene que la subvención de estas trampas es primordial para exterminar una plaga que amenaza con un a de las mayores riquezas del país, las abejas y la miel que fabrican. 
 

Abejas guerreras 
José Ramón explica que las  abejas cuentan con su propio método para acabar con el enemigo. Se agrupan en pequeñas comunas, enredadas las unas con las otras. Así logran derrocar al que, sobre el papel, es el caballo ganador. Las avispas apenas pueden cazar víctimas al vuelo: “Cando están moi fortes, sobreviven e teñen moita cría enseguida”. 
El apicultor y presidente veci nal suele llegar a los 60 kilos de miel “made” in Feáns que no adultera con frutas y solo sabe a flores ya eucalipto.
El que representa a los que reivindican lo rural en la ciudad explica cómo vacían las celdillas y las pelan con peines. De ahí, se llevan a unas prensas para seguir exprimiendo líquido: “Os cadros metémolos nunha centrifugado ra e así cae o mel”. El producto descansa cuatro o cinco días. En este tiempo, el vecino se encarga de quitar la cera que se asoma a la superficie y prepara los tarros, que garantiza n todo un año dulce con el mejor de los edulcorantes: “É mel auténtico”. Orgulloso de sus chicas, insiste: “Se tes unha colmea forte, resisten”. l

Feáns reclama que las trampas para las velutinas se coloquen a finales de enero