La Xunta pide el fin de la huelga de autobuses

|

La conselleira de Infraestruturas, Ethel Vázquez, hizo un llamamiento a los sindicatos para que desconvoquen de la huelga de autobuses, con el objetivo de evitar “más incomodidades” a la población gallega.


Tras dos jornadas de paro la semana pasada, la huelga se repetirá hoy y mañana de no producirse un acercamiento entre la Xunta y las centrales y la patronal, que se oponen –ambas partes del sector– al nuevo plan de reordenación de las líneas previsto por la administración autonómica.

Un plan ventajoso
Vázquez se reunió ayer con el alcalde de Noia y con la alcaldesa de Lousame, a quienes expuso “las ventajas del nuevo plan” y con quienes analizó las alegaciones que hicieron cada uno.


A preguntas de los periodistas a 24 horas de que se repitan los paros en las carreteras gallegas, la titular de Infraestruturas recordó que su departamento convocó “ya en dos ocasiones” a los representantes de los trabajadores, “para hablar de lo que más preocupa” al Gobierno, dijo, “que son los trabajos”.


El caso es que tanto el lunes pasado como el jueves, las organizaciones sindicales dieron plantón a la consellería, toda vez que exigen que la cita sea a tres bandas, con la participación de las empresas. “Ahora mismo lo que traslado es que estamos en disposición de dialogar, dialogando con todo el mundo que quiere”, señaló la conselleira.
Así, hizo un llamamiento de desconvocatoria de huelga y ha advertido de que “las personas del rural no deben sufrir más incomodidades de esta huelga”, pues ya “son los más afectados por las renuncias” de ciertas compañías a un determinado número de líneas “y no deben ser también los más afectados”.

Dos partes diferenciadas
Un procedimiento “de diálogo” que opinó que se ha de tener, pero entre “dos partes muy diferenciadas”, tal y como viene repitiendo desde el miércoles: por un lado, la Xunta sitúa a los sindicatos y dice que es con los primeros con los que quiere hablar al representar los intereses de los trabajadores. Por otro, ubica a las empresas, con un “interés legítimo empresarial y económico”.
Así las cosas, Ethel Vázquez esperó que las centrales “cambien de postura, desconvoquen la huelga” y así Xunta y ellos puedan sentarse “a dialogar para hablar de algo tan importante como son los trabajos, los empleos”.

Reunión con la patronal
Los sindicatos del transporte mantienen la convocatoria de huelga de autobuses hoy y mañana en la comunidad autónoma, paros para los que esperan de nuevo un seguimiento alto por parte de los trabajadores.


La huelga responde a dos motivos: el rechazo al plan de reordenación de líneas de la Xunta, en el que advierten la posible pérdida de puestos de trabajo –por la integración de transporte escolar en el regular– y la situación de bloqueo de los convenios colectivos, que tienen carácter provincial.


El seguimiento en los dos primeros días de paro fue masivo y el impacto mucho mayor debido al incumplimiento de los servicios mínimos, fijados en un 40% para las líneas regulares y en el 100% para el transporte escolar.


El fin de las clases marcará necesariamente una menor afección en el desarrollo de la huelga estos días, en los que, además, está por ver si tiene la misma efectividad la acción de los piquetes, que fueron denunciados por la Xunta y reprobados también, a través de notas de prensa y a posteriori, por las empresas.


Las centrales rechazan esta “demonización” de los piquetes y aseguran que el “éxito” de la convocatoria se debe a la concienciación de los trabajadores. “No quieren trabajar y esto tiene visos de ir a más”, advirtió ayer Marcos Pérez, de CC.OO.


Pérez subraya que la conselleira “tiene que cumplir el acuerdo tácito” y convocar a empresas y organizaciones sindicales a la misma mesa, para renegociar el nuevo plan de transporte.

La Xunta pide el fin de la huelga de autobuses