A Coruña afronta septiembre con una bajada récord en los fuegos forestales

25 marzo 2011 A Coruña.- Los bomberos sofocan en el alto de Bens el primer gran fuego forestal de la temporada
|

El mal tiempo que este año ha sido la constante del verano ha servido también para reducir al mínimo el número de incendios forestales en una época en la que suelen darse esta clase de fuegos en el entorno de la ciudad. Por el momento, solo se han contabilizado dos: uno en Feáns, y otro en las cercanías de colegio de Santa María del Mar y ambos no pasaron de ser  unos conatos. A Coruña afronta el mes de septiembre, en el que tradicionalmente se registran más fuegos, con unos resultados que están batiendo récords históricos.
Serán los próximos 30 días, pues, lo que determinarán si el entorno de la ciudad se libra este año de la plaga veraniega de los incendios forestales. Los expertos en extinción señalan que, como todavía hasta la semana pasada las lluvias fueron abundantes, el monte sigue estando bastante húmedo, lo que por ahora limita las posibilidades de que se declaren fuegos: “Si el buen tiempo se mantuviera, a partir de mediados de mes sería cuando estaría el monte seco y aumentaría el peligro”.
Sin embargo, estas mismas fuentes señalan que los terrenos que rodean la ciudad están mucho más limpios de malea que en otros veranos. De hecho, después de que, hace dos años, se produjera un incendio importante en la zona de O Portiño que amenazó el poblado que allí se encuentra, el Ayuntamiento emprendió una campaña de limpieza, instando a los dueños de los terrenos que se encuentran en los límites municipales y realizando el desbroce por cuenta propia y pasando luego la factura al dueño si este hace caso omiso de los avisos.

sin penamoa
A pesar de ello, hay que tener en cuenta que el año pasado, la temporada de incendio también comenzó de forma muy prometedora, especialmente porque ya no existía el poblado de Penamoa, cuyas hogueras generaban la mayor parte de los incendios forestales, para después truncarse durante el mes de septiembre, cuando comenzó una ola de incendios provocados.
En total fueron cerca de once fuegos, de los que se sabe o se sospecha que fueron provocados en su gran mayoría. El más grave se produjo en la madrugada del 11 de septiembre en la zona de monte que se encuentra entre el pueblo de Nostián y la planta de reciclaje. Fue el fuego más peligroso de todos porque se produjo de noche y cerca de una zona poblada y calcinó cuatro hectáreas. Fueron necesarias todas las unidades disponibles en el parque municipal, así como brigadas forestales y de Arteixo.
Sin embargo, incluso este año, las brigadas forestales reconocen que tienen poco trabajo. Y todos esperan que la racha se mantenga este mes.

A Coruña afronta septiembre con una bajada récord en los fuegos forestales