Los socialistas piden la cabeza de Sánchez tras una nueva debacle

Pedro Sánchez reacciona durante la rueda de prensa que ofreció ayer ep

Las federaciones del PSOE de Andalucía y Castilla La Mancha encabezan la oposición a la propuesta de Pedro Sánchez de celebrar en diciembre el 39 Congreso del partido. Ambas rechazaron esta posibilidad mientras que otras federaciones insisten en la hacer “autocrítica”.
A estas se sumaron destacados miembros del PSOE, cuya reacción va desde la “desolación” de José Blanco a quienes hablan abiertamente de asumir responsabilidades, como pidieron Eduardo Madina o Joaquín Almunia. No obstante, las direcciones del PSOE en Navarra, Euskadi y Baleares y del PSC en Cataluña se mantienen en la defensa del secretario general.
Los ánimos en el PSOE ya habían amanecido encendidos por los malos resultados cosechados el domingo en los comicios vascos y gallegos, pero se recrudecieron con el anuncio que realizó el secretario general, durante la reunión de la permanente de la Comisión Ejecutiva, de celebrar el 39 Congreso en diciembre.
Esta maniobra fue rechazada de plano por las federaciones de Andalucía y de Castilla La Mancha que incluso le llegó a pedir que asuma responsabilidades. De hecho, el sector andaluz trasladó su rechazo a la propuesta del secretario general dentro de la reunión de ayer en Ferraz, empezando por la presidenta del PSOE, Micaela Navarro, y el secretario de Política Federal, Antonio Pradas.
Y a ellos se sumaron la exministra Carme Chacón; la secretaria de Empleo, Luz Rodríguez; la de Inmigración, Eva Matarín (próxima al ex secretario general del PSOE de Madrid Tomás Gómez) y el líder de Juventudes Socialistas, Nino Torre.
“No es el momento de celebrar Congreso sino de asumir responsabilidades políticas”, dijo desde Sevilla el secretario de Organización del PSOE andaluz, Juan Cornejo, quien criticó que la dirección del partido trate de “esconderse detrás del Congreso exprés para no hablar de lo que se tendría que hablar” que, en su opinión, es la “situación del partido” y los “nefastos” resultados.
En el mismo sentido se pronunció la federación castellano manchega por boca de su portavoz, Cristina Maestre. Esta también calificó el cónclave que quiere realizar Pedro Sánchez de “Congreso exprés” y advirtió de que “no se puede esconder” la responsabilidad por unos resultados electorales “tan negativos” de la manera en la que pretende hacerlo el secretario general.
El PSOE de Extremadura y el de Murcia no se pronunciaron sobre la conveniencia del Congreso, pero sí han advertido de que el partido debe hacer “autocrítica”.También los socialistas de Murcia ven necesario hacerla.
La dirección del PSOE asturiano evitó responder sobre la gestión realizada por Pedro Sánchez, pero sí apuntó que los ciudadanos en Galicia y Euskadi han votado por “el rigor y la estabilidad” en una crítica implícita al rumbo que adoptó la dirección de su partido.
Por su parte, los secretarios generales del PSOE en Aragón y Valencia, Javier Lambán y Ximo Puig, no se pronunciaron sobre el Congreso, pero sí consideraron “bastante complicado” que pueda salir adelante un Gobierno presidido por Sánchez.
Sin embargo, no le atribuyen toda la responsabilidad de los malos resultados obtenidos en los comicios regionales, sino que consideran que se trata de una “responsabilidad colectiva”.

Los socialistas piden la cabeza de Sánchez tras una nueva debacle

Te puede interesar