La campaña pasa por Santiago para encomendarse a la Ascensión

GRA275. SANTIAGO DE COMPOSTELA, 14/05/2015.- El presidente del PPdeG, Alberto Núñez Feijóo (2i), junto al candidato a la Alcaldía de Santiago de Compostela, Agustín Hernández (3i), que muestra una botella de gaseo
|

Los líderes de los tres principales partidos escogieron ayer Santiago, en la festividad de la Ascensión, para realizar sus actos de campaña por la mañana para asombro de turistas y peregrinos, que vieron a Alberto Núñez Feijóo recorrer las calles del casco antiguo con el candidato Agustín Hernández. Por su parte, José Ramón Gómez Besteiro también acudió a arropar al aspirante Francisco Reyes, mientras que Xavier Vence se desplazó junto con Rubén Cela a la tradicional feria de caballos de Amio, aunque todos acabaron en la Alameda para reponer fuerzas.
El líder del PPdeG comenzó su recorrido en el Obradoiro y fue saludado con varias personas que lo pararon para hacerse fotos con él. El paseo de casi una hora finalizó en la Alameda donde le esperaba una mesa para comer pulpo y empanada acompañado de vino y gaseosa, de la marca Feijoo, por supuesto.
Mientras el líder de los populares gallegos se reservaba para la jornada de tarde, e secretario xeral del PSdeG, José Ramón Gómez Besteiro, confió en que su formación política recupere votos en los próximas elecciones municipales.
“Creemos que vamos a recuperar mucho voto, incluso de gente que pensó que el Partido Popular era la solución para sus vidas”, dijo Besteiro durante la jornada festiva de la Ascensión.
En declaraciones a los medios, el líder de los socialistas gallegos mostró su confianza en volver “a reencontrarnos con las etapas esplendorosas de Santiago”, en alusión a los años en que el PSdeG gobernó la ciudad.
Para Besteiro, el voto socialista “se confirma como la auténtica solución para Santiago”, y por ello emplazó a los ciudadanos a plantearse “lo que puede volver a ser la ciudad de la mano de los socialistas”.
Consideró que la ciudadanía “percibe como un claro retroceso” la última legislatura en Santiago. “No me extraña –dijo– después de los espectáculos y de la situación del Ayuntamiento; durante los últimos cuatro años tuvimos tres alcaldes”, criticó.
“Cuatro años después ya se ve para qué sirvió esa mayoría absoluta del Partido Popular en las ciudades; no fue precisamente para que los vecinos estuvieran mejor”, afirmó.
Sobre el presidente de la Xunta y del PPdeG, Besteiro indicó que “lleva bastante tiempo nervioso”; “pero eso no me preocupa, a mí me preocupa las políticas que lleva a cabo”, dijo.
“El presidente del PPdeG tiene bastante con retener la vía de agua que tiene en su propio partido para cuanto más preocuparse por los demás”, añadió.
Besteiro casi coincide con Feijóo en la Alameda, aunque lo hizo con Javier Sánchez-Agustino, exconcejal del PP y ahora cabeza de cartel de Ciudadanos, que le quiso entregar un globo de su formación, aunque el socialista estaban tratando la compra de un billete de lotería en ese momento, antes de subirse a la tradicional noria.
Por su parte, Xavier Vence destacó la importancia del sector primario y la venta de proximidad como “alternativas de futuro” para una sociedad que debe tener en el agro “una alternativa de empleo”, dijo.
Así lo señaló durante su visita a la feria caballar de Amio junto al candidato del BNG a la alcaldía de Santiago, Rubén Cela, antes de acercarse a la Alameda para tomarse el tradicional pulpo en las carpas allí insataladas.
En 2012 en esta misma localidad se escindió el nacionalismo del BNG en las corrientes actuales de Compromiso y Anova.
Cela reprochó al PP que “intentara expulsar” de la ciudad este evento que “cerró 2014 siendo el segundo mercado de ganado más importante de todo el Estado”, y que ha generado un movimiento de “más de cuarenta y dos millones de euros”, apuntó.
Para el candidato a la alcaldía, el poder estar en uno de los puntos más importantes de la “dinamización económica y la diversificación de la base productiva de Galicia” es fruto de las protestas vecinales y de la “lucha incansable” del BNG para que el mercado permaneciera en la ciudad.

La campaña pasa por Santiago para encomendarse a la Ascensión