Carballo calcula unos costes de 250.000 euros al año para el servicio de lacería

|

El servicio de lacería costará al Concello de Carballo entre 250.000 y 270.000 anuales en un plazo de diez años. Así lo recoge un informe elaborado por los servicios técnicos que ya fue remitido a la Xunta para advertir de los elevados costes que supone para las arcas municipales el cumplimiento de la nueva ley de protección animal, que es mucho más restrictiva a la hora de tener una mascota. Este hecho provoca el incremento de abandonos por parte de los particulares, tal como se viene constatando en los últimos meses.
Este aumento se hizo más patente en las últimas semanas al coincidir con el fin de las vacaciones para mucha gente, por lo que los servicios de recogida están desbordados en toda la comarca. En la perrera municipal de Carballo hay en estos momentos dieciocho canes y está al límite de su capacidad. De hecho, el concejal de Servicios, Lois Lamas, manifestó ayer que no se puede recoger ningún animal más, a no ser que sea una emergencia extrema.
Lois Lamas admite su preocupación por la situación que ha generado la Lei de Protección e Benestar dos Animais de Compañía en Galicia, promovida por la Consellería de Medio Ambiente, que también ha provocado mucho desconcierto entre los propietarios de animales. Entre otras cosas, la nueva normativa prohíbe la exhibición de mascotas en escaparates, los sacrificios o que los perros estén siempre atados. Esta última circunstancia se ha notado especialmente en la zona, donde han aumentado los abandonos de animales adultos que hasta ahora estaban atados, debido al temor de los dueños por ser sancionados, según constatan fuentes municipales..

Cien perros al año
Para Lois Lamas la situación es muy preocupante e insiste en que las administraciones locales no pueden hacer frente a los costes que le supone la nueva normativa, puesto que incrementan sus competencias pero no se dota de ningún presupuesto y añade que es un problema conjunto que deben abordar entre los concellos, la Xunta y las diputaciones. “Todas las administraciones tienen que involucrarse y no pasar la pelota a los concellos”, manifiesta el edil. El incremento de los costes que se reflejan en el estudio elaborado por el Concello se debe precisamente a las numerosas restricciones de la nueva normativa. En la perrera municipal se recoge cada año entorno al centenar de animales. La mitad se suelen dar en adopción o son reclamados por sus dueños, pero estimando un tiempo de vida media de diez a doce años, en una década se habrá llegado a los 500 perros, según explica Lois Lamas y tal como se refleja en el estudio realizado.
El edil insiste en que la situación a corto plazo es complicado, tanto para las administraciones locales como para los propios dueños de animales, que no saben muy bien a que acogerse con la nueva normativa y optan por el método más fácil: el abandono. Añade además que es un asunto que afecta a todos los concellos, por lo que la situación más recomendable sería mancomunar el servicio de lacería, aunque en este caso deberían de implicarse igualmente todas las administraciones públicas. l

Carballo calcula unos costes de 250.000 euros al año para el servicio de lacería