“Dana” encuentra un hogar después de diez meses

El Ideal Gallego-2015-08-18-015-3c7401d5_1
|

La recogieron en otoño herida y abandonada en la avenida de A Sardiñeira. Un 23 de octubre de 2014, un cruce de grifón entró por la puerta de la perrera municipal sin identificación y con daños en una pata. Los que la habían dejado a su suerte en la carretera que colinda con las vías del tren no le habían puesto ni tan siquiera chip y seguramente fue víctima de un atropello por la desorientación propia de quien no entiende esa conducta ni la acepta. Lo decía una campaña televisiva hace tiempo y es verdad. Ellos nunca lo harían. 
La llamaron “Dana” y después de someterla a una cirugía, la perra que hoy acaba de encontrar hogar estuvo varias semanas con la extremidad inmovilizada. Hasta diez meses permaneció en Servigal esperando por unos nuevos dueños que le diesen cariño. Ayer salió por la misma puerta por la que asomó su hocico con la pata coja hace casi un año, pero totalmente recuperada. 
“Dana” compartirá casa con su última compañera de juegos “Morucha”. Ambas han sido adoptadas a la vez. Hasta entonces, Servigal se hizo cargo de los servicios veterinarios con el fin de que no supusieran una contra a la hora de que alguien pusiera interés en la mascota. La misma perrera alertó en octubre que la perra necesitaba un hogar pronto porque sería estimulante dentro del proceso de rehabilitación. Sin embargo y aunque “Dana” tardó más de la cuenta en conseguirlo, fue lo suficientemente fuerte como para sanarse de las heridas y volver a apoyar las cuatro patas en el suelo. 
Cuentan desde la concesionaria del centro de acogida que no acostumbran a poner en adopción a animales que todavía no están recuperados, pero que con ella habían hecho una excepción. Ahora que ya tiene una familia, desde Servigal valoran la aptitud de los nuevos padres al ofrecerse a cuidarla y a darle un cobijo junto a ellos. 
De la superviviente señalan que se mueve con mucho garbo y que es una perra nueva después de sufrir el aparatoso accidente. La que pone rumbo a otro destino junto a “Morucha”, otra mestiza que acampaba hasta la fecha en las instalaciones de Bens, se hacía rápidamente a los cariños de sus nuevos dueños. 
La firma afirma que dentro de sus servicios entra el rescate de mascotas heridas a causa de accidentes de tráfico o atropellos por vehículos. En el centro de acogida se les trata de sus dolencias y cuando están totalmente recuperados se les busca un nuevo hogar. En este sentido, Servigal gestiona diferentes centros de acogida de animales de compañía. 
La empresa asegura que cuenta con personal cualificado a disposición de las autoridades municipales las 24 horas. Recoge en la vía pública animales sueltos, abandonados, peligrosos o fallecidos. Ya sean entregados directamente en las instalaciones de Servigal o recogidos por el servicio de lacería, Servigal se encarga de su cuidado.

“Dana” encuentra un hogar después de diez meses