Los abucheos al Gobierno y los vivas al rey marcan una atípica celebración

GRAF9333. MADRID, 12/10/2020.- Los reyes Felipe y Letizia, junto a la princesa Leonor (i) y la infanta Sofía (d) durante el pequeño desfile militar en el acto organizado con motivo del Día de la Fiesta Nacional, en Madrid este lunes.
|

Los reyes presidieron ayer una atípica celebración de la Fiesta Nacional, marcada por la pandemia y en un clima de tensión política que se reflejó en los abucheos al Gobierno proferidos por miles de ciudadanos que se congregaron frente al Palacio Real.

Con Madrid en estado de alarma, este año la celebración del 12 de octubre se redujo a un austero acto militar en el Patio de la Armería del Palacio Real, la misma ubicación donde se celebró el homenaje a de Estado a las víctimas de coronavirus en julio.

Allí se congregó el Gobierno al completo, solo faltó la titular de Exteriores, Arantxa González Laya, que se encuentra en una reunión de ministros de la Unión Europea en Luxemburgo, las más altas autoridades del Estado, la cúpula de las Fuerzas Armadas y otras autoridades autonómicas y locales.

Corrillos

Fue la primera vez que coincidieron el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, tras la declaración del estado de alarma en la región el viernes. Tras un breve saludo, compartieron unos minutos de conversación mientras esperaban a los reyes junto al alcalde de la capital, José Luis Martínez Almeida; la ministra de Defensa, Margarita Robles; y el Jefe de Estado Mayor de la Defensa, el general Miguel Ángel Villarroya.

También fue la primera vez que el vicepresidente segundo del Gobierno y líder de Podemos, Pablo Iglesias, participó en los actos del 12 de octubre, ya que en años anteriores había declinado la invitación. Sin corbata y con una mascarilla en defensa de la sanidad pública, Iglesias sí ha participado en esta ocasión en el Día de la Fiesta Nacional junto al resto de ministros de Unidas Podemos.

A su llegada Iglesias habló durante bastantes minutos con el presidente del Tribunal Supremo y del Consejo General del Poder Judicial, Carlos Lesmes. En ese “corrillo” participaron el presidente del Constitucional, Juan José González Rivas; y la presidenta del Senado, Pilar Llop.

Entre los escasos invitados al acto también estuvieron presentes los presidentes autonómicos y de las ciudades autónomas de Ceuta Y Melilla. Solo faltaron los de Cataluña y Euskadi como es habitual; el de Aragón, Javier Lambán, de baja por enfermedad; la de Baleares, Francina Armengol, por las restricciones a la movilidad impuestas por la pandemia; y el de Murcia, Fernando López Miras, quien a última hora tuvo que anular el viaje debido a un contacto estrecho con un positivo por coronavirus.

A las afueras del Palacio Real se congregaron miles de ciudadanos, ataviados con banderas de España, que durante todo el acto se sucedieron los abucheos al Gobierno y gritos de dimisión con aplausos a la monarquía y “vivas” a Felipe VI. Las protestas continuaron una vez finalizada la celebración mientras los miembros del Ejecutivo abandonaban el Palacio Real.

El acto estuvo presidido por los reyes Felipe y Letizia, acompañados por la princesa de Asturias y la infanta Sofía, quienes saludaron a todos los miembros del Gobierno. Lo que tampoco pudo celebrarse esta edición como es habitual fue la posterior recepción civil que ofrecían los reyes en el Palacio.

El esfuerzo que no une

Ayer también fue la primera vez que coinciden en un acto el rey y los miembros de Unidas Podemos tras sus críticas a la monarquía como consecuencia de la polémica generada por la ausencia de Felipe VI en el acto de entrega de despachos a los nuevos jueces en Barcelona. Iglesias recordó la necesaria neutralidad política de la Casa Real mientras que el ministro de Consumo y líder de IU, Alberto Garzón, acusó a la monarquía de “maniobrar” contra el Gobierno.

El lema escogido en esta edición para la celebración del Día de la Fiesta Nacional fue “El esfuerzo que nos une’, en referencia a la lucha contra la pandemia y en reconocimiento a todos aquellos que han actuado y continúan actuando en su combate.

Precisamente, durante en el acto una pequeña representación de los militares que participaron en la operación “Balmis” de lucha contra el coronavirus han recibido la medalla conmemorativa de la misión. l

Los abucheos al Gobierno y los vivas al rey marcan una atípica celebración