A por cuatro puntos más

matã­as pascual fue uno de los destacados en el liceo en el encuentro disputado anoche en el palau blaugrana enric murillo (fep)
|

El Liceo no pudo cantar el alirón en el Palau Blaugrana, donde el Barcelona se impuso a los verdiblancos y pone más emoción a la OK Liga. No salieron las cosas como pensaba el equipo de Carlos Gil, que ahora tendrá que conseguir al menos cuatro puntos en las dos jornadas que restan para conseguir el título. Los de Ricard Muñoz se ponen a tres puntos y con el average a favor. Pero los herculinos siguen teniendo una buena renta, que intentarán aprovechar en lo que queda de competición.

De inicio, se notaba que el Barcelona era el que necesitaba la victoria. Los de Ricard Muñoz impusieron un ritmo frenético, que no dejaba hacer al Liceo su juego habitual de controlar la bola.
El conjunto verdiblanco no acababa de estar cómodo, y el equipo local lo aprovechó. Ordeig consiguió zafarse de la marca de Lucas Ordóñez para anotar el 1-0 en el minuto siete.
El Barça había conseguido su objetivo de inaugurar el marcador, y podía afrontar con más tranquilidad el resto del encuentro. Eso sí, el Liceo iba despertando poco a poco, hasta tal punto de empezar a tener más dominio de la bola.
La primera gran oportunidad llegó en el minuto doce. Panadero abrazó a Bargalló en el área pequeña, y los árbitros pitaron penalti. El de Sant Sadurní se encargó de lanzar pero la bola dio en el palo, y tampoco pudo aprovechar el posterior rechace.
Pero el equipo coruñés ya sabía cómo tenía que hacer para perforar la meta blaugrana. Y en la segunda pena máxima no falló. Toni Pérez marcó y restableció la igualada.
Con el 1-1, el Barça no tardó en disfrutar de una falta directa porque el Liceo llegó a la décima. Sin embargo, Marc Torra falló ante Malián.
Faltaba poco más de un minuto para el final cuando Lucas Ordóñez fue amonestado con tarjeta azul por una acción con Panadero. Lanzó Pablo Álvarez la falta directa y la falló, pero el Liceo estaba en inferioridad numérica. Y así empezó también el segundo tiempo.
Menos mal que el Barcelona no fue capaz de aprovecharse de su ventajosa situación.
Una vez que el Liceo recuperó los cuatro jugadores de pista, empezó a buscar el 1-2. Toni Pérez gozó en el 30 de un nuevo penalti, pero erró.
Y, por desgracia, la suerte se alió con el Barcelona. En el 31, Miras lanza un fuerte disparo, que rebota en la valla y posteriormente Malián introduce involuntariamente en su portería.
El Liceo no se descentró, aunque falló una falta directa, esta vez lanzada por Josep Lamas.
Pero el Barcelona se empezó a cargar de faltas, y en el 41 el Liceo dispuso de una nueva oportunidad a bola parada.
Esta vez Lucas Ordóñez no falló, y puso el 2-2 en el marcador del Palau Blaugrana.
Justo después protestó Carles Folguera, miembro del cuerpo técnico del Barça, y fue expulsado con tarjeta roja. El Barça tuvo que jugar con tres hombres de cancha.
Y cuando mejor lo tenía el Liceo para ponerse por delante, Jordi Bargalló a punto estuvo de marcar, pero en la misma jugada llegó la 15ª del Liceo.
Oportunidad para Torra que no desaprovechó. El Barça, en inferioridad, se había colocado de nuevo con ventaja (3-2).
El Liceo seguía con superioridad, pero pasaban los minutos y era incapaz de marcar.
Ya con los cuatro en pista, el Barcelona pudo jugar con más tranquilidad, ante un Liceo que veía cómo la mala suerte se había cebado con él.
Aún hubo más, ya que Lucas Ordóñez recibió una nueva tarjeta azul a falta de cuatro minutos y el partido se ponía muy cuesta arriba. Y más cuando Torra anotó la falta directa posterior.
4-2 y menos de cuatro minutos para el final. El Liceo lo siguió intentando, pero el partido se paró en exceso.
Una acción entre Eduard Lamas y Reinaldo llevó a los dos jugadores al banquillo. Poco después le tocó el turno a Josep Lamas. Así las cosas, el Liceo ya no tuvo opciones ni tan siquiera de anotar un gol que hubiera puesto algo de nervios en el conjunto azulgrana.
El Barcelona sigue vivo en la OK Liga y el Liceo, a esperar y a no fallar más.

A por cuatro puntos más