May no aceptará un acuerdo del Brexit que mantenga al país ligado indefinidamente a la unión aduanera

FMA0001. LONDRES (REINO UNIDO), 10/10/2018.- La primera ministra británica, Theresa May, abandona su residencia oficial para acudir a la sesión de control al Gobierno en el Parlamento, en Londres (Reino Unido) hoy, 10 de octubre de 2018. EFE
|

La primera ministra británica, Theresa May, no aceptará un acuerdo del Brexit que mantenga al Reino Unido ligado indefinidamente a la unión aduanera tras su salida de la Unión Europea (UE), declaró ayer una portavoz de Downing Street.
En un encuentro con los medios en Westminster, la portavoz oficial británica recalcó que la “futura relación económica” entre ambos bloques deberá entrar en vigor en diciembre de 2021, “como muy tarde”. En la cumbre comunitaria de la próxima semana se espera que Londres y Bruselas den pasos definitivos para lograr un acuerdo sobre su divorcio, que será oficial a partir del 29 de marzo de 2019.
En su plan de salida del pasado junio, la conservadora May planteó la posibilidad de que, después de esa fecha, el Reino Unido obtenga un “acuerdo aduanero temporal” para evitar el restablecimiento de una frontera estricta entre las dos Irlandas que ponga en peligro sus economías y el proceso de paz, uno de los asuntos más espinosos de las negociaciones. Aquel documento, conocido como plan de Chequers, prevé que ese periodo de transición no se prolongue más allá de 2021, pero Bruselas se resiste a fijar un calendario estricto al respecto.
Esto generó rechazo entre los correligionarios de la líder conservadora que son partidarios de un Brexit duro, pues sostienen que el Reino Unido no podrá firmar acuerdos comerciales con terceros países mientras tanto. Entre sus detractores se encuentra también el ultraconservador Partido Democrático Unionista (DUP), principal entre la comunidad protestante norirlandesa y socio del Ejecutivo de May, que rechaza las salvaguardas ofrecidas por Bruselas para mantener abierta la frontera con la República de Irlanda tras este divorcio.
En caso de que May no presente una solución viable para evitar barreras físicas en la isla, la Unión  Europea mantendrá a la provincia británica alineada con ciertas normas del mercado único y la unión aduanera, lo que situaría la futura frontera entre ambos bloques en el mar de Irlanda,
Para los unionistas, esta opción es inadmisible porque, en su opinión, aislaría a la región del resto del Reino Unido y han dejado entrever estos días que podrían retirar su apoyo a los próximos presupuestos de May, quien depende de los diez diputados del DUP en Westminster para gobernar en minoría. “La primera ministra nunca aceptará un acuerdo que atrape al Reino Unido en una solución temporal. Nuestra posición es que la futura relación económica debe entrar en vigor a final de diciembre de 2021, como muy tarde”, recalcó ayer la portavoz de Downing Street. Por otro lado, unos 650 europeos participaron hasta ahora en la fase de pruebas del sistema para pedir el estatus de “asentado” en el Reino Unido, que Londres permitirá obtener a los comunitarios antes de que termine la fase de transición del Brexit. La secretaria de Estado de Inmigración, Caroline Nokes, indicó en un escrito remitido al comité de Interior de la Cámara de los Comunes que el tiempo medio que dedicaron los ciudadanos que probaron el nuevo formulario en línea para pedir el estatus de “asentado” fue de entre 15 y 20 minutos.
El Gobierno inició en agosto un programa piloto voluntario que daba la oportunidad de registrarse con antelación a unos 4.000 ciudadanos europeos. Nokes anunció asimismo en un comunicado que a partir del 1 de noviembre se iniciará una segunda fase de esas pruebas. l

May no aceptará un acuerdo del Brexit que mantenga al país ligado indefinidamente a la unión aduanera