El rey seguirá ingresado cuatro o cinco días más

|

El rey permanecerá ingresado en el hospital madrileño USP San José "cuatro o cinco días", volverá a ejercer tareas de despacho en unos diez días y podrá realizar todo tipo de actividad física en "uno o dos meses", ha informado hoy el doctor Ángel Villamor, que ha dirigido la intervención quirúrgica.

Don Juan Carlos se recupera en una habitación del hospital USP San José de la intervención quirúrgica a la que fue sometido durante unas dos horas y cuarto esta madrugada, tras fracturarse en tres fragmentos la cadera derecha, afectada a su vez de artrosis, lo que ha requerido una reconstrucción de la zona afectada y la colocación de una prótesis.

Aunque la Casa del Rey no confirma el motivo del viaje privado a Botsuana durante el que se produjo el accidente, don Juan Carlos se desplazó el pasado jueves a este país para practicar la caza mayor.

Esa misma noche, de madrugada -en torno a las cuatro o cinco horas de ayer viernes-, tropezó con un escalón en la residencia donde se encontraba alojado y sufrió la caída que le provocó la fractura, tras la que fue atendido por el médico de la Casa del Rey que le acompañaba.

En un viaje que duró unas diez horas, acompañado por este médico, el rey fue trasladado a Madrid en el mismo avión privado con el que se trasladó a Botsuana la víspera, junto a un grupo de cazadores, e ingresó anoche, en torno a la medianoche, en el hospital San José, donde fue intervenido alrededor de la una de la madrugada.

En una comparecencia informativa para explicar detalles de la operación y la evolución del rey, Villamor ha precisado que la caída accidental se produjo al bajar un escalón de madrugada y ha explicado que, durante el trayecto desde Botsuana a España, don Juan Carlos viajó sentado y recibió analgésicos que le evitaron sufrir dolores.

El doctor Villamor, que ha comparecido junto al jefe del Servicio Médico de la Casa del Rey, Avelino Barros, ha considerado "muy satisfactorio" el resultado de la intervención, tras la que el rey se mantuvo en observación unas ocho horas, y ha indicado que esta misma tarde empezará a ponerse en pie con muletas para unos primeros ejercicios de rehabilitación.

El traumatólogo, que ha ilustrado sus explicaciones médicas con gráficos de la zona afectada y con una réplica de la prótesis implantada junto al atril en el que ha comparecido, ha recalcado que don Juan Carlos había empezado ya a mover la pierna con "bastante amplitud y sin dolores".

También ha destacado el "espíritu de sacrificio, la fuerza y el ánimo" con que el rey ha afrontado su lesión, como pudo comprobar desde su ingreso en el hospital.

Villamor ha recalcado que, al completar con una prótesis de sustitución la reconstrucción de los fragmentos resultantes del "estallido" en la zona más alta del fémur -realizada con "dos cerclajes o cables a modo de abrazadera"-, se ha resuelto el problema del desgaste que sufría la articulación, como consecuencia de la artrosis.

Don Juan Carlos padecía en los últimos años molestias provocadas por esta artrosis, que dificultaban su actividad física y que serán eliminadas por la nueva prótesis, que, según ha detallado el médico, consta de cuatro piezas, una de ellas anclada en el fémur, con una "cabeza de cerámica de gran durabilidad".

El rey seguirá ingresado cuatro o cinco días más