El Banco Rías Altas reconoce que la demanda de alimentos sigue creciendo sin control en la ciudad

El Ideal Gallego-2019-05-03-008-793ea379
|

La cadena de hipermercados Gadis inició ayer la séptima edición de la campaña “Mayo Solidario”, a través de la que pretende animar a sus clientes a donar comida para destinar a doce bancos de alimentos de Galicia y Castilla y León. Pese a que la recuperación parece llegar a A Coruña y hay gente que no palpa tanta necesidad como hace unos años, desde el Banco de Alimentos Rías Altas (Banrial) animaron a los ciudadanos a aportar lo que puedan porque “esto va de mal en peor y cada vez tenemos más gente pidiendo”, con especial incidencia en la ciudad.

Dentro de su plan de Responsabilidad Social Corporativa –en el que abordan unas 2.100 colaboraciones–, Gadis lanzó una campaña de recogida de comida no perecedera “en 193 supermercados de Galicia y Castilla y León”. Así lo explicó el director de comunicación de la compañía, José Luis Fernández Astray, que comentó que los beneficiarios de las donaciones conseguidas hasta el día 25 serán el Banrial y sus entidades homólogas en “Lugo, Ourense, Vigo, Ávila, León, Palencia, Ponferrada, Salamanca, Valladolid y Zamora”, así como el Banco Veciñal de Teo. 

A lo que aportan los consumidores, Gadis incorpora un 20% más, por lo que cuanto más se da mayor es la implicación del grupo. Así, el año pasado se consiguieron “más de 177.000 kilos gracias a la generosidad de los clientes”. Pero nunca es suficiente porque la demanda sigue aumentando sin control en la provincia y, especialmente, en el área coruñesa. La presidenta del Rías Altas, Concepción Rey, pidió la colaboración de voluntarios para los fines de semana para incentivar las donaciones porque “cada año hay muchísimos más usuarios y más ONG que nos piden”. 

En trámites 
“Pasamos de tener 16.000 y pico beneficiarios en 2017 a tener 21.000 en 2018”, recalcó la representante, que reconoció que en estos primeros cuatro meses del año han registrado solicitudes de colaboración de otras tres entidades sociales –que son a las que donan los productos para que estas los distribuyan entre sus usuarios– y que cada una tendrá “una media de 100 personas”. 

Aunque los datos son de toda la provincia, porque desde la organización atienden a las áreas de A Coruña, Ferrol y Santiago, Rey incide en que es en la ciudad “en donde se está repartiendo más y donde hay más solicitudes” de alimentos, que al final vienen a ser una aportación más pero que no dan para cubrir las necesidades de todas las familias que lo necesitan durante 15 días, ya que el reparto a las entidades se hace con esa periodicidad.

Sobre las motivaciones que han llevado a un ascenso tan grande de los peticionarios, la presidenta habla de distintas casuísticas que van desde aquellas personas “a las que se les han terminado los subsidios y ayudas que tenían y vuelven a casa de los padres, cuyas pensiones son las que son” a los que emigran de Venezuela “con lo puesto” o los trabajadores empobrecidos con salarios que no les llegan.

El Banco Rías Altas reconoce que la demanda de alimentos sigue creciendo sin control en la ciudad