Apisonadora blanca

El vigente campeón dejó claro desde el principio que no quería sorpresas quintana
|

 

El Madrid, avisado por los batacazos del Barcelona y del Valencia en la primera jornada, activó el modo ‘apisonadora’ desde el primer acto y, liderado por unos espectaculares Ayón, Taylor y Nocioni, hizo añicos al Fuenlabrada para plantarse en la semifinal casi sin despeinarse.
El primer cuarto estuvo marcado por la exhibición de Gustavo Ayón, quien se adueñó de la pintura y masacró al Fuenlabrada, incapaz de contener al pívot mexicano, que cerró el periodo con diez puntos y tres rebotes.
Fue el conjunto dirigidido por Jota Cuspinera quien abrió el marcador, con una canasta de Chema González, y salió con ganas de creer en el cuento de hadas. En los primeros minutos consiguió contener a un equipo blanco algo impreciso y que perdía el balón con facilidad. Así, un triple de Paunovic antes de cumplirse los tres minutos permitió a los rojos marcharse 2-5.
Pero en la jugada siguiente, Ayón empezó a marcar el que sería el sino del primer cuarto. Anotaba sus primeros dos puntos y, con el 4-5, reflejaba la que sería la última ventaja del ‘Fuenla’ en el encuentro.
La ‘cenicienta’ de la eliminatoria seguía aguantando, pero iba cargándose de faltas, incapaz de contener el poderío del mexicano y de Felipe Reyes.
El primero en marcharse al banquillo con dos faltas fue Chema González, cuando aún restaban 7:42 del primer acto. Le siguió Sobin dos minutos después.
El Fuenlabrada empezaba a sufrir seriamente, y su técnico se veía obligado a pedir su primer tiempo muerto cuando, a falta de 4:57 Ayón culminaba un contraataque con un mate que colocaba el 12-7 en el marcador.
La acción espoleó a los blancos, por medio del ‘gigante’ azteca, imparable, y de Maciulis, que dinamitó desde el perímetro con dos triples.
Pero aunque los blancos lograron abrir una brecha de siete puntos con el 22-15, el ‘Fuenla’ consiguió detener la hemorragia en los últimos minutos y cerrar el primer cuarto con un 25-21, aunque, eso sí, pagando un precio muy caro, pues Popovic también veía su segunda falta.
El segundo cuarto fue un paseo para los de Pablo Laso, que arrollaron a su rival.
Entre Jeff Taylor, quien se sacó de la chistera una de sus mejores actuaciones de la temporada, y Andrés Nocioni, el Real Madrid acabó con la resistencia del Baloncesto Fuenlabrada.
Un triple y una canasta de dos de Nocioni y una entrada de Sergio Rodríguez permitían a los blancos endosar un parcial de salida de 7-0 que elevaba la ventaja hasta los once puntos (32-21).
Pese a que parecía que aquella salida en tromba significaba la muerte del equipo pequeño, los de Cuspinera siguieron creyendo gracias a Paunic y Sobin y llegaron a ponerse a solo tres puntos de los merengues (32-29).
Y ahí se acabó el partido, porque fue cuando el conjunto madridista metió la quinta marcha y pasó por encima de su adversario sin compasión alguna.
Los blancos le endosaron al Fuenlabrada un terrorífico parcial de 22-5 en los últimos cinco minutos del segundo acto.
Taylor se comportó como una auténtica ametralladora desde el perímetro, mostrando un inmaculado 3/3 en tiros de dos pungtos y anotando los dos triples que intentó.
A su vez, Nocioni hacía añicos a los pívots del ‘Fuenla’ cogiendo cuatro rebotes y anotando ocho puntos en este segundo cuarto. El rival se desangraba (54-34).
En el tercer cuarto, el cuadro blanco se limitó a aguantar, bajando un poco el ritmo, mientras que el Fuenlabrada intentaba coger algo de vida. Paunic, con 11 puntos en este periodo, y Álex Urtasun, con 8, empujaban y conseguían reducir la distancia, hasta el 77-59, pero con el peaje de que Popovic y Wear se cargaban con cuatro faltas.
El público del Coliseum quiso creer en el último cuarto. El Madrid se relajó y los ‘rojos’ aprovecharon para colocarse a 12 puntos a falta de cinco minutos, mientras la grada cantaba: “Sí, se puede”. Pero no se pudo, porque dos canastas seguidas de Carroll acabaron con el sueño. Y el Madrid ya no soltó el acelerador hasta el final.

Apisonadora blanca