El Ayuntamiento prevé imponer multas para erradicar el botellón de Méndez Núñez

16 junio 2018 A Coruña.- cientos de kilos de baura en los jardines de Méndez Núñez marcan el último gran botellón del curso
|

El Gobierno local continúa planificando las medidas que implantará para eliminar el botellón de los jardines de Méndez Núñez y entre ellas está la posibilidad de multar a quienes consuman alcohol en este lugar.

Está previsto que en las próximas semanas el Gobierno municipal anuncie los detalles del plan con el que pretende erradicar esta práctica de los céntricos jardines y una de las medidas será que la Policía Local imponga sanciones a quienes incumplan la normativa que impide las concentraciones nocturnas en espacios públicos para consumir bebidas alcohólicas.

La alcaldesa, Inés Rey, no quiso adelantar ayer en qué consistirá el plan para erradicar el botellón de los jardines de Méndez Núñez pero aseguró que la actuación municipal será “clara y firme” para acabar con una práctica perjudicial para la salud de los jóvenes, muchos de ellos menores de entre 12 y 14 años, y también para un espacio emblemático de la ciudad.

El Gobierno local quiere que esta sea una de sus primeras medidas que se hagan efectivas durante el mandato y no habrá “ninguna tibieza” para acabar con una actividad que “está prohibida desde hace muchos años”, recordó Inés Rey. Las sanciones policiales se valoran como una de las acciones a realizar en caso de que tras el anuncio del plan municipal contra el botellón se continúe a desarrollar esta actividad en los jardines de Méndez Núñez, aunque los responsables de María Pita esperan que no sea necesario llegar a este punto.

No al traslado
El hecho de que el botellón se quiera eliminar de los jardines de Méndez Núñez no significa que se vaya a permitir que se traslade a otro punto de la ciudad.

La alcaldesa aseguró que el Ayuntamiento “no va a facilitar el traslado del botellón” a otras zonas ya que “no es labor del Gobierno local ofrecer espacios públicos para que los jóvenes consuman cantidades ingentes de alcohol”. Rey insistió en que “en ningún caso el Gobierno municipal propiciará alternativas al botellón”.

Los jardines de Méndez Núñez son el último gran reducto del botellón en la ciudad después de que hace años se erradicase de otros lugares como la plaza del Humor o la de Azcárraga. 

Además del efecto negativo que las congregaciones de jóvenes tenían sobre el propio espacio público, se unían los problemas de convivencia que se generaban por la proximidad de viviendas en ambos lugares, algo que no se produce ahora en el caso de Méndez Núñez.

El ruido provocado por los asistentes al botellón impedían el descanso nocturno de los vecinos, que además por las mañanas se despertaban con la imagen de sus plazas llenas de desperdicios como  bolsas, y vasos de plástico y botellas de cristal. 

Una de las vías que utilizará el Gobierno local para terminar el botellón es ofrecer a los jóvenes una serie de actividades de ocio para este sector de la población. En la actualidad existe el programa Nocturnia, dedicado a jóvenes de entre 12 y 30 años y en el que de manera gratuita se proponen diversas opciones de ocio saludable enfocadas al deporte, el arte o la formación.

La previsión es mantener este programa de manera que se ofrezca una alternativa a la población juvenil, aunque no será la única. Otra solución que dará el Gobierno local será la apertura de las Naves do Metrosidero, unas instalaciones municipales destinadas únicamente a los jóvenes y en las que habrá espacios diferenciados para los deportes urbanos, las artes y el aprendizaje.

Mayor protección
“Los jardines son un bien que tiene que ser declarado BIC (Bien de Interés Cultural)”, expuso Inés Rey, quien detalló que para que esto sea posible es imprescindible la erradicación total del botellón y así dotar a este espacio de esta mayor nivel de protección patrimonial.

Este objetivo del Ayuntamiento de convertir los jardines de Méndez Núñez en un BIC es una de sus iniciativas para la puesta en valor de este espacio en el centro de la ciudad.

También se quiere mejorar su estado a través de la licitación de un nuevo contrato de mantenimiento y conservación de los jardines históricos de la ciudad, un proceso que inició el anterior equipo de gobierno pero que tuvo que ser anulado después de que se presentase un recurso.

Durante el pasado mandato el estado de los jardines de Méndez Núñez fue un asunto que provocó repetidas quejas por parte de formaciones de la oposición y también de vecinos, que veían cómo una de las zonas verdes más emblemáticas y de las más visitadas por turistas se encontraba en una situación mejorable.

En los últimos años y por medio de una propuesta de los Presupuestos Participativos se llevó a cabo una actuación de limpieza de las estatuas que hay repartidas en esta zona verde. Además, el gobierno de la Marea llevó a cabo en agosto de 2017 una rehabilitación de La Rosaleda después de que llevase años sin contar con las flores que dan nombre a este lugar.

El Ayuntamiento prevé imponer multas para erradicar el botellón de Méndez Núñez