El Gobierno y la oposición acuerdan el rechazo a la expulsión a Turquía

|

Los grupos del Congreso llegaron a un acuerdo con el Ministerio de Asuntos Exteriores sobre la posición que habrá de mantener España a partir de hoy en el Consejo Europeo frente a las condiciones para un acuerdo sobre la crisis de los refugiados planteadas por Turquía: Mariano Rajoy rechazará las expulsiones colectivas y defenderá que se abran vías legales de acceso a suelo comunitario, como visados humanitarios.
El documento fue pactado por los grupos antes de la comparecencia del secretario de Estado para la Unión Europea, Fernando Eguidazu; en la Comisión Mixta que estudia estos asuntos en el Congreso, y tomó forma en el Ministerio de Exteriores, donde se ha redactado la propuesta definitiva que después se ha entregado a todos los diputados de la Comisión.

doce puntos
Se trata de un texto con doce puntos en el que Gobierno y oposición manifiestan su “oposición a la adopción de cualquier acuerdo con Turquía que establezca expresa o indirectamente la posibilidad de proceder a expulsiones colectivas a territorio turco o a cualquier Estado no miembro de la Unión Europea”.
“Consideramos imprescindible que la declaración o acuerdo garantice de manera expresa que cualquier expulsión a Turquía solo será posible cuando la misma sea adoptada tras la conclusión definitiva del correspondiente expediente de asilo individualizado con todas las garantías”, dice a continuación fijando un límite así a la posibilidad de que personas que no habían podido recurrir una primera negativa a su petición de protección internacional pudieran ser expulsadas.
En esta línea, los grupos parlamentarios y el Ejecutivo solicitan “que los acuerdos sobre el control del flujo de refugiados hacia Grecia que se alcancen con Turquía contengan garantías del cumplimiento de la legalidad internacional y del respeto a los derechos humanos, incluidos los requisitos de la legislación europea de asilo y contengan garantías del cumplimiento de la legalidad internacional y del respeto de los Derechos Humanos”.
“Dicha legislación exige, entre otros, que exista la certeza de que se respete el principio de no devolución, que las personas puedan solicitar el estatuto de refugiado y en caso de ser refugiado, recibir protección con arreglo a la Convención de Ginebra o con garantías equivalentes mediante derecho interno, lo que incluye también el acceso a los derechos económicos y sociales”, señala el texto consensuado.
Asimismo, el acuerdo pasa por “promover el establecimiento de vías adicionales seguras de llegada y reasentamiento de los refugiados, tales como visados humanitarios, reagrupación familiar, becas etc.”, y “estudiar una revisión de la cantidad de refugiados a acoger por la UE en función de la evolución de la crisis en los últimos meses”.

El Gobierno y la oposición acuerdan el rechazo a la expulsión a Turquía