La licitación del contrato de basuras desbloqueará parte de la gestión local

El servicio de recogida de basuras funciona sin contrato en vigor desde el mes de enero del año pasado
|

La licitación del nuevo contrato de recogida de basura después de más de año y medio sin contrato en este servicio permitirá que se desbloqueen otros asuntos como el pago de facturas irregulares o la aprobación de inversiones sostenibles con el remanente del presupuesto del año pasado y en los que el PSOE será un actor implicado.
La junta de gobierno local aprobó el jueves la licitación del nuevo contrato de recogida de basuras, cuyo valor asciende a más de 15 millones de euros y se dividirá en dos lotes, uno relativo a los contenedores y otro a la retirada y transporte de los residuos a la planta de Nostián.
Esta licitación pondrá final a una situación que se produce desde enero del año pasado y que conlleva que se esté prestando el servicio sin un contrato que finalizó después de 50 años de concesión. 
Desde el comienzo de 2017, el servicio se está abonando a través de facturas irregulares que son aprobadas por el alcalde y que cuentan con reparos de legalidad por parte del interventor municipal.

Giro
Debido a esta razón los 850.000 euros que se pagan cada mes por el servicio tienen que ser aprobados directamente por el alcalde, una situación que se vio truncada el pasado mes de mayo.
Entonces, el Gobierno municipal llevó a pleno una serie de facturas irregulares por valor de 1,3 millones de euros entre la que estaba la de diciembre del servicio de recogida de basuras, que necesitaba el visto bueno de la corporación.
El Partido Popular y el Partido Socialista votaron en contra de ello en el salón de plenos y los segundos anunciaron que su negativa terminaría una vez que se licitase el nuevo contrato de recogida de basura. Defendió el portavoz de la formación socialista que no entendían que todavía no se hubiese sacado a concurso el nuevo contrato y que esta sería la condición para que no se opusiesen al pago de la factura pendiente. 
Ahora es probable que en el PSOE opten por la abstención y así el Gobierno municipal podrá sacar adelante esos pagos que están pendientes. De hecho, para el martes está convocada una Comisión de Hacienda a la que se llevarán estas facturas y probablemente tres días después se celebrará un pleno extraordinario en el que podría tratarse este asunto. La aprobación de estas facturas irregulares conllevará que el Gobierno local pueda reducir su periodo medio de pago a proveedores, que durante los últimos meses se situó por encima de los 30 días establecidos como máximo y en el último caso conocido, el de mayo, superó el medio centenar en lo que es el registro más alto a lo largo de los tres años que han transcurrido del actual mandato.
El cumplimiento del periodo medio de pago a proveedores es una de las condiciones que impone el Ministerio de Hacienda para poder utilizar dinero extraído del remanente del presupuesto del año anterior para llevar a cabo inversiones financieramente sostenibles.
Este aspecto está bloqueado debido a la imposibilidad del Ayuntamiento de plantear su aprobación por el incumplimiento del periodo de pago a proveedores, aunque ya hubo algún contacto entre la Marea Atlántica y el Partido Socialista para decidir en qué proyectos se va a utilizar una cantidad cercana a los 12 millones de euros que podría haberse visto reducida por el paso de los meses.
El grupo socialista ya recibió un documento con propuestas, aunque lo más probable es que se tenga que trabajar en esas opciones, ya que el PSOE tendrá interés en hacer aportaciones. A ello ayuda que la Federación Española de Municipios y Provincias lograse que se puedan destinar fondos a centros educativos o sociales, entre otros.

Acuerdo asequible
La Marea y el PSOE tendrán que negociar para ajustar el documento, aunque en esta ocasión no habrá un enfrentamiento entre ambas formaciones como el año pasado. Entonces, el grupo socialista exigió que se destinase la mitad de los 9 millones de euros de remanente que se iban a utilizar a inversiones para amortizar la deuda municipal. 
El Gobierno local llevó a pleno un documento sin negociar y sin cumplir la exigencia socialista, por lo que fue rechazado pese a una insuficiente concesión de la Marea en el último momento. Así, la propuesta no fue aprobada hasta que se ajustó a las peticiones del PSOE. l

La licitación del contrato de basuras desbloqueará parte de la gestión local