El proyecto del castro de Cociñadoiro se retrasa a la espera de un plan especial

el centro de interpretaciã³n se instalarã¡ en el parque de monticaã±o, en arteixo quintana
|

El centro de interpretación del castro de Cociñadoiro, que quedó oculto con la construcción del Puerto Exterior, se volverá a retrasar a la espera de que el Ayuntamiento de Arteixo redacte un plan especial para su ubicación en Monticaño. La tramitación podría retrasar el proyecto hasta el punto de no iniciarse tampoco este año o, en el mejor de los casos, hacerlo en los últimos meses, con lo que ya se acumularían dos años de retraso.

Desde el gobierno arteixán señalan que se trata de una modificación que “en principio no tiene mucha complicación”. Y es que las parcelas ya son públicas y no es necesario proceder a expropiaciones. “Al ser una zona verde con más equipamientos no habrá problemas de ordenación”, aclaran. Pero en realidad este proceso requiere recalificar estas parcelas –cedidas por el Ministerio de Defensa– para poder construir este centro museístico. De no hacerlo esto podría ocasionar problemas en un futuro, como sucedió con la residencia de mayores construida en la zona y que los tribunales obligan a demoler. La solución del Ayuntamiento pasa por redactar un plan especial para esa zona en el que se modificaría el uso del suelo, y así incluir este edificio cultural.

Desde el ejecutivo de Arteixo se comprometen a iniciar esta tramitación en unos meses, pero se prevé lenta ya que debería incluir una consulta pública y el visto bueno de los Gobiernos autonómico y estatal.

 

ajustes

Después de solucionar el problema urbanístico, el siguiente paso será adecuar el diseño a la nueva parcela. Y es que al cambiar de ubicación el edificio, se necesitará adaptar el proyecto, finalizado hace un año por el estudio Irisarri y Piñera Arquitectos, que ganó el concurso de ideas del Puerto al que se presentaron 17 empresas. El coste máximo de este edificio está previsto en 2,1 millones de euros, incluidos ya en la partida presupuestaria para Langosteira de este año. Pese a ello, es imposible que la obra se llegue a ejecutar en su totalidad en 2013, a pesar de que estaba previsto hacerla ya entre 2010 y 2011.

El inmueble, que en realidad se trata de un complejo también con espacios exteriores, tiene por objeto dar cabida a los restos del antiguo castro celta que se hallaba en el cabo Cociñadoiro y que ha quedado sepultado por las obras. En el centro no solo se expondrán los objetos encontrados sino que se explicará la cultura “castrexa”. El proyecto inicial incluía, además de un mirador, adecuar un camino que bordeaba la instalaciones portuarias hasta llegar al punto más cercano a la ubicación original del castro. Puede que esta sea una de las características del proyecto a cambiar ahora con la nueva localización.

El proyecto del castro de Cociñadoiro se retrasa a la espera de un plan especial