Los socialistas pactan un Gobierno con la izquierda en Portugal que quitaría el poder a Passos Coelho

|

El líder del Partido Socialista (PS) de Portugal, Antonio Costa, confirmó ayer ante el presidente del país, Anibal Cavaco Silva, que tiene una mayoría parlamentaria para “asegurar la estabilidad” de Gobierno, lo que dejaría fuera del poder al bloque conservador que encabeza el primer ministro en funciones, Pedro Passos Coelho.
El Partido Social Democrático (PSD) de Passos Coelho y su socio de Gobierno, Centro Democrático Social-Partido Popular (CDS-PP), trataron sin éxito de lograr el apoyo socialista para repetir mandato, después de que no lograsen una mayoría suficiente en las elecciones del pasado día 4.
Sin embargo, fueron los socialistas quienes sumaron el respaldo parlamentario necesario gracias a los comunistas y al Bloque de Izquierdas. “Se dan las condiciones para que el PS pueda formar Gobierno con un apoyo mayoritario que garantiza la estabilidad para el conjunto de la legislatura”, anunció Costa tras reunirse con Cavaco Silva.
El líder del PS defendió que su alianza “expresa la voluntad de los portugueses”, tal como ha venido alegando durante las negociaciones postelectorales. Costa ha insistido en reiteradas ocasiones que la ciudadanía había optado en las urnas por un cambio de políticas al no dar la mayoría absoluta a Portugal al Frente.
Aunque la decisión final depende del presidente, a quien corresponde encargar oficialmente la formación del próximo Gobierno, Costa advirtió de que es “urgente” crear una nueva administración “que pueda asegurar la estabilidad”. 
“El país no gana nada prolongando en el tiempo una situación de incertidumbre”, añadió. En este sentido, Costa llamó a dejar de lado “soluciones” que “no tienen posibilidad de tener apoyo parlamentario”, en una aparente alusión a la coalición conservadora, que aún no ha renunciado a seguir en el poder. La líder del Bloque de Izquierdas, Catarina Martins, también coincidió en que la designación de Passos Coelho como primer ministro sería una “pérdida de tiempo” y anunció que el acuerdo con los socialistas quedará formalizado en cuestión de días.  
Antonio Costa había dejado claro a Passos Coelho que no cejaría en su empeño de formar un Gobierno de izquierdas para dar al país una “reorientación política” sobre la base de las pasadas elecciones legislativas.
En los comicios del 4 de este mes, el Partido Social Demócrata (PSD) de Passos Coelho y su socio de coalición, Centro Democrático Social-Partido Popular (CDS-PP), no lograron la mayoría absoluta que les habría garantizado un nuevo mandato. Dependen, por tanto, de que algún otro partido facilite la investidura. El PS, principal partido de la oposición, se ha desmarcado de la coalición conservadora y ha optado por iniciar conversaciones con otros grupos de izquierda. Costa insistió el lunes en que trabajará en aras de la “reorientación política” y para dar voz a la “nueva representación parlamentaria”.
“Lo que nos separa no tiene que ver con puestos en el Gobierno, que rechazamos desde el principio, o con nuestra relación personal –bastante cordial, debo reconocerlo–, sino con una imperiosa necesidad del país y de la voluntad soberana de los portugueses de una reorientación de políticas”, explicó Costa en una carta a Passos Coelho.
Costa respondía con su carta a otra enviada por Passos Coelho y en la que este expresaba su “completa disponibiilidad para negociar”. El dirigente del PSD lamentó que el PS prefiera a negociar con la “extrema izquierda” a acercarse a “partidos europeístas”.

Los socialistas pactan un Gobierno con la izquierda en Portugal que quitaría el poder a Passos Coelho