La exsecretaria de Urdangarin afirma que utilizó la visa de la infanta “sin ser consciente”

Spain's Princess Cristina arrives at court with her husband Inaki Urdangarin to attend trial in Palma de Mallorca, Spain, February 26, 2016. REUTERS/Enrique Calvo
|

La exsecretaria de Iñaki Urdangarin, Julita Cuquerella, señaló ante el tribunal que juzga el caso “Nóos” que utilizó la tarjeta visa de Aizoon que estaba a nombre de la infanta Cristina “sin ser consciente” de ello, manifestado que no se dio cuenta de que pertenecía a la hermana de Felipe VI “hasta la cuarta o quinta vez que la usé”. La testigo aseguró que no tenía autorización de la infanta para emplearla.
En su declaración manifestó que ella misma, al igual que Urdangarin, se encargaba de decidir qué gastos cargar a Aizoon. “Iñaki era una persona excesivamente confiada. Me quedé alucinada”, llegó a afirmar.
Preguntada, factura por factura, por las distintas facturas que fueron imputadas a la empresa sin tener nada que ver con la actividad de la mercantil, la testigo se refirió en concreto a la contratación de un safari en África que fue abonado con fondos de Aizoon y en el que participaron tanto los exduques como sus hijos.
Al respecto, la exasistenta personal manifestó que de ello se encargó el exsecretario personal de las infantas, Carlos García Revenga, precisando, no obstante, que este fue quien contrató el viaje pero sobre quién lo cargó “no lo sé”. “Sé que Revenga tenía la misma numeración de tarjeta”, abundó.
En cuanto a si el excontable del Instituto Nóos era quien firmaba los cheques de las compras, la testigo aseveró que aquél no tenía poder de decisión y de firma en Aizoon, sino “solo Urdangarin” y el apoderado y presunto testaferro de este, Mario Sorribas.
En un extenso informe incorporado a la causa, la Agencia Tributaria elevó a un total de 262.120 euros los fondos que los exduques destinaron a adquisiciones personales de 2004 a 2010 a través de Aizoon, así como 698.824 a la reforma del palacete que poseen en el barrio barcelonés de Pedralbes.
El dictamen precisa que durante esos seis ejercicios se destinaron ingentes cantidades a compras particulares: 6.462 euros en 2004; 433.372 en 2005 -de los que 414.419 euros se destinaron a la reforma del palacete-; 33.747 en 2006; 48.326 en 2007; 62.977 en 2008; 79.840 en 2009 y 34.097 euros en 2010.
Dentro de su pormenorizado análisis, la AEAT reserva un apartado a las operaciones llevadas a cabo con las tarjetas bancarias vinculadas a Aizoon, cargos cuyo importe asciende a un total de 109.299 euros. En esta línea, detalla los conceptos que motivaron cargos en la tarjeta titularidad de Aizoon y la infanta, entre los que se encuentran 627 euros abonados en ropa infantil en Bonpoint, 845,3 en ocio infantil en el Centro Europeo de Barcelona, y 352 en L’Escarabat Negre por servicios de hostelería. n

La exsecretaria de Urdangarin afirma que utilizó la visa de la infanta “sin ser consciente”