Los placeros detectan un aumento de las compras anticipadas de marisco y pescado

El Ideal Gallego-2014-12-07-005-20748146

La estrategia del consumidor coruñés ha cambiado a la hora de llenar la despensa de cara a las comilonas de Navidad. Este año los pescaderos de las plazas detectan un aumento en el número de clientes que prefieren congelar los productos de más éxito. La clave es el precio, pues son conscientes de que en unas semanas este se disparará.
El camarón a 50 euros el kilo y la centolla a 30. Así se vendieron ayer dos de los productos estrella de las fiestas en la plaza de Lugo. En los dos últimos días los pescaderos han despachado a buen ritmo aunque los precios no sean tan reducidos como los gustaría a los coruñeses.
Estos últimos saben que toca anticiparse porque los costes de las nécoras (ayer la mejor rondaba los 27 euros) y el rape (a 18 euros el kilo) subirán más a medida que se acerquen los días de Nochebuena y Navidad.
“Aunque esta semana no hubo mucho por el mal tiempo, de momento los precios están contenidos pero esta semana empezarán a subir paulatinamente”, refrenda el responsable del departamento de cancha de la Lonja, Ignacio Iglesias.
Por eso, como explica una pescadera del céntrico mercado, “la gente prefiere congelar ahora porque sabe que la última semana todo irá más caro”. Habla con conocimiento de causa pues su media diaria es dar salida “a 110 kilos de centolla”. Precisamente en Pescados Sonia, en el mercado de Elviña, la vendieron por semana a 20 euros el kilo. También dieron salida al camarón.
“Los clientes están llevando rape y marisco porque los demás pescados los prefieren del día”, comenta la encargada del negocio, que reconoce que los costes del resto de la mercancía “no se desfasan tanto”.
Por contra, en San Agustín han decidido esperar un poco para adquirir el rape “porque no están por la labor de congelar al precio actual”. “Ya hace tres semanas que hubo muy buenos precios y los clientes aprovecharon porque mejores no los iban a encontrar”, explica Ángela Barrán, de Mariscos Dory.
Los pescaderos de As Conchiñas aseguran que allí no hay demasiado movimiento. “Los vecinos están muy limitados y el tiempo no está ayudando gran cosa porque la mercancía va cara”, cuentan en el puesto de María Lebedynski.
Pese a que la mayoría apuran las reservas para ahorrar, en Pescados Sonia notan que los coruñeses “siguen llevando” cosas para las fiestas. “Lo que pasa es que nos piden menos cantidad que otros años”, recalcan. Para aquellos que empiezan a guardar viandas el consejo es congelar “la centolla, la nécora o el santiaguiño cocidos” y “el camarón, el percebe o la cigala en crudo”. n

Los placeros detectan un aumento de las compras anticipadas de marisco y pescado

Te puede interesar