El Congreso pide al Gobierno que se regulen los deberes en la nueva ley

Denuncian que una excesiva carga de tareas provoca “una brecha de desigualdad social” AEC
|

La Comisión de Educación y Deporte del Congreso de los Diputados apoyó ayer una proposición no de ley del PSOE en la que se insta al Gobierno a crear un grupo de trabajo que, contando con la comunidad educativa, docentes, padres y madres, regule los deberes de los alumnos de Primaria.
Los socialistas añadieron al documento inicial una enmienda de ERC, que precisaba el texto para “asegurar el marco competencial de las autonomías” y otra de Ciudadanos por la que se pide que esta mesa de trabajo se enmarque dentro de la subcomisión de Educación creada en la Cámara Baja.
El texto final, que contó con el apoyo de Ciudadanos y Podemos y el voto en contra del PP, busca garantizar el derecho de los niños a disfrutar de su tiempo libre, a conciliar con sus familias y garantizar que disfrutan de los juegos propios de su edad.
Según explicó la diputada socialista María Luz Martínez durante el debate, hay menores que pueden pasar hasta cinco horas con estas actividades que, además, “en muchos casos son repetitivas, tediosas y sin objetivos ni finalidades educativas”.
Además, aseguró que esta actividad provoca “una brecha de desigualdad social” entre aquellos alumnos que cuentan con la ayuda de sus padres para realizar las tareas, porque estos tienen tiempo, y aquellos con familias con menos tiempo libre y que no pueden ocuparse de los niños.
Del mismo modo, la diputada, que también es madre y profesora de secundaria, apuntó que los deberes que proponen algunos centros ocasionan, a algunos casos, el rechazo sistemático de los menores.
La intervención de la representante de Ciudadanos Marta Rivera de la Cruz también siguió la línea del fomento de una brecha social. A su juicio, los profesores nunca deberían encargar a los niños deberes “que no puedan hacer por sí mismos”, ya que existen hogares donde los padres de los alumnos no tienen la formación suficiente para poder ayudarles.
Por su parte, el PP rechazó la propuesta socialista al considerar que los deberes son competencia de los docentes y abogando por respetar su decisión como profesionales. La portavoz popular, María del Carmen González Guinda criticó que la proposición señale los deberes como actividades repetitivas y sin carácter complementario cuando, a su juicio, “esos son conceptos arcaicos”. “El choque entre Primaria y Secundaria podría revertir en un gran estrés”, señaló.

El Congreso pide al Gobierno que se regulen los deberes en la nueva ley