Casi 1.500 jóvenes aprenden a través de tres historias lo que de verdad importa

|

Cerca de 1.500 jóvenes escucharon las estremecedoras historias de los tres ponentes que ayer acudieron al auditorio de Palexco de la mano del congreso de Lo que de verdad importa, organizado por la Fundación María José Jove, en la que ya es su octava edición. Marta Andreu, presidenta e una ONG infantil; Adriana Macías, una escritora que nació sin brazos, y los hermanos Aznárez. Uno de ellos, Juan Manuel, aseguró a los presentes que “está en nosotros redescubrir lo que de verdad importa”.

Él lleva toda la vida ayudando a su hermano Sergio, que no solo nació ciego, sino que sufre autismo. Sin embargo, cuenta con el apoyo de Juan Manuel, que se ha consagrado a ayudarle. “De mi experiencia de vivir con Sergio me quedo con los valores que él me transmite, me ha enseñado a ver la vida muy de frente”, confesó al impresionado auditorio.

tenacidad y esfuerzo
En cuanto a Adriana Macías, su limitación congénita no le ha impedido convertirse en escritora y conferenciante. Se desenvuelve bastante bien con los pies para poder llevar a cabo las tareas diaria. En su intervención afirmó que la tenacidad ha sido la clave para seguir adelante con su vida, a pesar de las limitaciones porque da resultado a largo plazo: “El hecho de que no veas el resultado de un esfuerzo hoy, no quiere decir que no lo vayas a ver mañana”.

Y por su puesto, mantener alto el ánimo. “Lo interesante de la vida es reconocer tus miedos y buscar herramientas para superarlos”. En cuanto a Marta Andreu, fundó AEA, una asociación formada por personal de Air Europa que vela por los derechos de la infancia. Como ella misma dice, “no estamos lo suficientemente locas como para querer cambiar el mundo, pero sí lo suficientemente para querer cambiar la vida de estos niños”.

Casi 1.500 jóvenes aprenden a través de tres historias lo que de verdad importa