“El mejor tratamiento es recordar a los que se fueron”

El periodista brasileño, en el momento en el que llegó en camilla al hospital reuters
|



El brasileño Rafael Henzel, único periodista superviviente del accidente aéreo del Chapecoense, ha asegurado que el “mejor tratamiento” para su recuperación es “recordar a las personas que se fueron” y volver a ejercer su profesión cuanto antes, y ha tranquilizado a los familiares de las víctimas mortales afirmando que en ningún momento hubo “desesperación” antes del choque.
“El mejor tratamiento siempre es recordar a las personas que se fueron, pero siguiendo adelante. Necesitamos no solamente que el equipo crezca, que remonte. Tendremos nuevos jugadores, jugaremos con el Barcelona en mitad del año, disputaremos el torneo contra el campeón japonés —Copa Suruga Bank—, la Copa Libertadores, ahí estaremos. Vamos a trabajar, vamos a continuar”, declaró en una entrevista a ‘El Partidazo de COPE’ desde su cuarto del hospital de Chapecó en el que se encuentra ingresado y del que saldrá “en tres días como máximo”.
En este sentido, afirmó que el 9 de enero estará “recuperado para comenzar a trabajar”. “No podemos abandonar a los oyentes. La vida sigue. Y después, el día 29, ya empezar las competiciones con el Chapecoense, seguir al equipo, ya sea en nuestro estado, en Santa Catarina, en el resto de Brasil o en las competiciones sudamericanas como nuestra liga. Vamos a Medellín otra vez en julio por la disputa de la Recopa Sudamericana y estaremos allí. Felices, llevando la información a nuestros oyentes”, subrayó.
El avión, en el que viajaban 77 personas —entre ellas, el equipo de fútbol de Brasil Chapecoense—, se estrelló en un cerro al sur de Medellín, a donde se dirigía para que el club se disputara la final de la Copa Sudamericana, dejando 71 muertos y tan solo seis supervivientes, tres de ellos jugadores del equipo.
Además, recordó que esta desgracia ha demostrado que el fútbol es más que un deporte. “Que toda esta tragedia que unió Brasil con Colombia, que ha provocado homenajes en todo el mundo pueda demostrar que el fútbol va más allá de las disputas dentro del campo. El fútbol es maravilloso. Y me da pena, no me gusta ver aficiones peleándose. Porque el fútbol es confraternización, hermandad, todos hermanados en pos del éxito de nuestros equipos”, explicó.
Sobre el accidente, en el que se rompió siete costillas, Henzel aseguró que su último recuerdo es de “pocos minutos antes de la colisión”. “Estábamos todos hablando tranquilamente, hasta que en un momento, las luces y los motores se apagaron. Los motores se apagaron por falta de combustible y automáticamente se apagaron todas las luces. No hubo confusión, desesperación, ni nada”, relató.
El periodista, que iba sentado en la parte trasera del avión en medio de dos compañeros, contó lo que vio nada más despertarse tras el impacto. “Estaba en el asiento de en medio con dos colegas y amigos en los asientos laterales, y ellos infelizmente no sobrevivieron. Entonces recuerdo que me desperté creo que dos horas y media después del accidente cuando conseguí visualizar a los socorristas, y fue entonces cuando pedí socorro”.
“Esperaba que hubiese supervivientes, mis dos colegas de al lado estaban muertos", relató el periodista.

“El mejor tratamiento es recordar a los que se fueron”