La apertura parcial de La Marina lleva más clientes a los locales de la zona

El Ideal Gallego-2015-04-17-005-c30da00b
|

La inauguración parcial de la nueva reurbanización de La Marina hace unas semanas ha provocado una mayor afluencia de consumidores a los locales de hostelería del céntrico lugar. La asociación de hosteleros de la zona, que está en pleno proceso de creación, asegura que la curiosidad de los coruñeses por ver el resultado ha provocado un incremento en sus balances al final del día. Por ello, dicen afrontar con mayor optimismo las inversiones que tendrán que realizar para readaptar los bajos al conjunto paisajístico.
El presidente de la Asociación de Hosteleros de La Marina –que echará a andar de manera oficial en unas semanas–, Antón Sáez, destaca que desde que se estrenó una parte de la reforma superior hay más público en la zona. Esta había perdido el poder de atracción a medida que avanzaban las obras, tanto del túnel de Alférez Provisional como de reformulación en superficie, si bien el primer punto al que se puede acceder está atrayendo de nuevo a los clientes.
“En días pasados, en los que hizo buen tiempo, vino mucha gente a curiosear y se quedó a tomar algo en la mayoría de los locales”, afirma Sáez.
En opinión del sector, se está produciendo el mismo efecto que cuando la cara renovada de O Parrote se dejó ver. Según Sáez, al principio notaron que las cifras de los locales mejoraban.
Esos ingresos extra que han tenido los empresarios, que habían padecido una bajada en la facturación precisamente por culpa de las infraestructuras, han generado una visión del futuro “un poco más optimista”.
“La gente tiene miedo a acometer las inversiones en los locales para mejorarlos porque ven que no ganan lo suficiente pero ahora lo asumen con más ánimo que antes”, concreta el representante de la agrupación.
Todo porque creen que el interés que ha suscitado la reforma es una buena señal de cara a la inauguración total para la que algunas administraciones han puesto como fecha límite el 30 de abril aunque el alcalde, Carlos Negreira, haya descartado refrendarla.
Sea como fuere, el cambio de look en las terrazas de La Marina no será visible hasta que los trabajos estén prácticamente terminados con el objetivo de que el polvo no ensucie el mobiliario, para cuya instalación contarán con el apoyo de la Corporación Hijos de Rivera.

actuaciones
El cambio de los elementos exteriores para ofrecer una imagen homogénea forma parte del plan de actuaciones de la nueva asociación. Una vez redactados los estatutos fundacionales, el colectivo está a la espera de que “la Xunta dé la confirmación y en dos o tres semanas se dará a conocer todo el proyecto”.
Antes está previsto celebrar una reunión con el resto de empresarios del entorno ya que la entidad partió de la unión de seis locales de hostelería. El resto han mostrado su interés por “integrarse” en esta institución de impulso de La Marina y la directiva quiere avanzarles los fines y metas de la misma.

La apertura parcial de La Marina lleva más clientes a los locales de la zona