El nuevo núcleo subterráneo de la ciudad cumple su primera semana de uso con buena nota

Copia de El Ideal Gallego-2015-05-21-007-72429de6
|

Mejoras en los tiempos, conexión directa, fluidez del tráfico, menos molestias y, además, buena estética. Son algunas de las alabanzas que se ha llevado el túnel de La Marina en su primera semana en funcionamiento. Los coruñeses lo usan desde el minuto uno de su puesta en servicio y son miles los vehículos que pasan por esta infraestructura a diario.
Conectar la zona portuaria con la parte alta de la ciudad en unos dos o tres minutos, depende la intensidad de tráfico es, para la mayoría de los usuarios “un auténtico lujo”. Sobre todo para los vecinos de los barrios de la zona como la Ciudad Vieja, Adormideras, Monte Alto o la propia plaza de España. Después de un año de obras en La Marina, congestiones continuas en la avenida de Montoto, por la salida y entrada de camiones, y modificaciones de tráfico prácticamente a diario, los conductores ya tienen a su servicio esta nueva arteria viaria en el centro de la ciudad.
Y es que la infraestructura no solo aprueba por el uso que le dan los conductores, sino que también recibe los aplausos de los peatones.
Y es que la obra de reurbanización de La Marina y el soterramiento del tráfico permite que el peatón recupere más de 55.000 metros cuadrados, incluidas las calles de la Ciudad Vieja.
Los usuarios aún están acostumbrándose a los cambios y algunos siguen despistados en algunos itinerarios. La apertura del túnel de O Parrote acabará de dibujar este nuevo mapa viario en la zona centro sin el tráfico en superficie. n

El nuevo núcleo subterráneo de la ciudad cumple su primera semana de uso con buena nota