Más de 3.000 civiles logran salir del este de Alepo en el primer día de tregua

Un hombre se asoma a la ventanilla de un autobús utilizado para evacuar a a población de Alepo reuters
|

Más de 3.000 civiles y 40 heridos lograron salir de Alepo oriental, en el marco del operativo humanitario puesto en marcha ayer para evacuar la antigua zona rebelde de la ciudad siria, según informó el Comité Internacional de Cruz Roja (CICR).
La directora del CICR en Siria, Marianne Gasser, indicó que a lo largo de la jornada la organización humanitaria, que ejerce de mediadora neutral, ha dispuesto dos convoyes. Un tercero no pudo partir debido a la caída de la noche.
La mayoría de los residentes en la zona rebelde salieron en autobuses hacia puntos rurales de la provincia de Alepo o hacia la vecina Idleb, en manos de la oposición, mientras que algunos heridos fueron trasladados a hospitales en Turquía.
El convoy con los primeros heridos salía del este de la ciudad, pero unos milicianos iraníes lo atacaron, por lo que inicialmente se dieron la vuelta. A pesar de este incidente, a mediodía más de una decena de ambulancias y una veintena de autobuses abandonaron la zona oriental de Alepo tras semanas de intensos bombardeos, de frío y hambre.
Gasser contó que la evacuación se llevó a cabo en medio de “un montón de miedo e incertidumbre”. “Había disparos hasta el minuto antes de que entráramos en el este de Alepo para la primera evacuación. Hemos usado un cráneo para quitar escombros de las calles y que las ambulancias y los autobuses pudieran avanzar”, relató.
Cuando finalmente llegaron al lugar acordado “la escena era desoladora”, con coches quemados y edificios aún humeantes por los bombardeos. “La gente se está enfrentando a decisiones imposibles. Puedes ver sus ojos llenos de tristeza”, dijo.
El CICR avanzó que la evacuación podría durar varios días. “Debe mantenerse abierto el espacio humanitario para que el operativo continúe”, señaló, por su parte, el director regional, Robert Mardini, enfatizando que, aunque “ha sido un buen comienzo, todavía queda mucho trabajo por hacer”.
“Las necesidades son enormes y el tiempo es poco, por lo que hacemos un llamamiento a todas las partes para que muestren su buena voluntad y podamos llevar ayuda a todos los que han estado sufriendo todo este tiempo”, reclamó Mardini.
A este respecto, el enviado especial de Naciones Unidas a Siria, Staffan de Mistura, apuntó que aún quedan unos 50.000 civiles por evacuar de Alepo oriental, de los cuales 40.000 irán a la zona occidental y los restantes –1.500 combatientes y sus familias– a Idleb. De Mistura insistió en que, si bien ya está presente el CICR, la ONU también debe participar en este operativo “para garantizar que los civiles no son molestados”, en alusión a posibles represalias por parte de las tropas asadistas.
Por su parte, el presidente de Siria, Bashar al Asad, aseguró ayer que “se está haciendo historia” en la ciudad de Alepo, que ha dado ya por “liberada” tras semanas de intensa ofensiva contra las zonas controladas por los rebeldes.
Es “una historia escrita por todos los ciudadanos sirios” y que, según destacó, “comenzó hace dos años”, cuando estallaron “la crisis y la guerra contra Siria”.

Más de 3.000 civiles logran salir del este de Alepo en el primer día de tregua